LO ÚLTIMO - Triunfo histórico de Perú que lo ubica en el cuarto lugar con miras a Qatar 2022 ELIMINATORIAS QATAR 2022 - Revisa aquí la tabla de posiciones actualizada

La caída del arzobispo de París, Michel Aupetit

Francia. Se ofreció a dejar el puesto para “preservar a la diócesis de la división que siguen provocando la sospecha y la pérdida de confianza”.

Fuego sobre fuego. Aupetit estuvo a cargo de la reconstrucción de la catedral de Notre Dame, afectada por un incendio. Foto: difusión
Fuego sobre fuego. Aupetit estuvo a cargo de la reconstrucción de la catedral de Notre Dame, afectada por un incendio. Foto: difusión
Mundo LR

Agencias

El papa Francisco aceptó la dimisión de Michel Aupetit como arzobispo de París, una semana después de que pusiera su cargo a disposición del pontífice tras reconocer que mantuvo una “relación ambigua” con una mujer en 2012, según la diócesis, lo que lo llevó a apartarse “para no perjudicar” a la institución.

El papa designó a Georges Pontier, arzobispo emérito de Marsella, como administrador apostólico de la sede vacante de la misma arquidiócesis.

En un mensaje de despedida de la arquidiócesis que lideró por cuatro años, Aupetit, recordando los “dolorosos acontecimientos de la última semana”, reiteró que había puesto su mandato en manos del papa “para preservar a la diócesis de la división que siempre provocan la sospecha y la pérdida de confianza”.

PUEDES VER: Vaticano: niños de Huancavelica cantarán villancicos en quechua en inauguración del pesebre

Afirmó que había llevado a cabo “con fervor y dedicación” su misión al frente de la arquidiócesis, agradeciendo a todos los que lo habían apoyado en este ministerio. “Por supuesto, me molestaron mucho los ataques contra mí. Hoy doy gracias a Dios porque mi corazón está profundamente en paz” y “rezo -añadió el prelado- por aquellos que puedan haberme deseado mal” y “pido perdón a los que haya podido herir”.

Según Vatican News, el texto de la carta con la dimisión, que el arzobispo había enviado al papa Francisco el pasado 25 de noviembre, había circulado por los medios de comunicación y fueron precisamente las acusaciones, rechazadas, de “una campaña de prensa” las que indujeron a Aupetit a dar un paso atrás “para salvaguardar la diócesis”, como declaró posteriormente.

En concreto, las acusaciones de los medios se habían centrado en la gestión de la arquidiócesis y en una supuesta relación sentimental con una mujer en 2012, en el momento de su nombramiento como vicario general. El 27 de noviembre, el obispo expresó su malestar por ambas acusaciones, al tiempo que agradecía el apoyo que había recibido de “tantas personas de París, entre ellas sacerdotes, amigos y fieles”.

PUEDES VER: El papa critica a los cristianos que “rezan como papagayos”

El arzobispo puso su cargo a disposición del pontífice después de que reconociera abiertamente que tuvo un comportamiento “ambiguo” con una mujer, si bien negó de forma categórica que hubiera tenido relaciones sexuales con ella. “Lo rechazo completamente”, señaló Aupetit después de que el semanario francés Le Point publicara una información periodística sobre su vida privada.

El artículo en Le Point se basó en varias fuentes anónimas que dijeron haber visto un correo electrónico de 2012 que Aupetit, cuando era vicario general de París, envió por error a su secretario y en el que se citaba textualmente un romance “consentido” con una “adulta” de la que nadie se ha aventurado a dar su nombre hasta el momento. Aupetit negó ser el autor del mensaje y aseguró que en aquel momento se había dirigido ya a su jerarquía para hacerle partícipe de la situación.

Al respecto, Aupetit dijo que “manejé mal la situación con una persona que tuvo contacto muchas veces conmigo”. Agregó que fue un “error” y decidió dejar de ver a la mujer después de hablar con el entonces arzobispo de París, cardenal André Vingt-Trois, en 2012.

PUEDES VER: Nacimiento huancavelicano irá al Vaticano y se exhibirá en la Plaza San Pedro para Navidad

La clave

Abusos. La renuncia del arzobispo de París llega en un contexto de estupor de los católicos franceses, después de que una comisión independiente estimara que religiosos abusaron de unos 216.000 menores en el país entre 1950 y 2020.