Biden y Merkel se reunirán en la Casa Blanca el 15 de julio

Agencia EFE

El portavoz de la Casa Blanca destacó que la visita de Merkel reafirmará, además, “los profundos lazos bilaterales entre Estados Unidos y Alemania”. Foto: AFP
El portavoz de la Casa Blanca destacó que la visita de Merkel reafirmará, además, “los profundos lazos bilaterales entre Estados Unidos y Alemania”. Foto: AFP

Ambos mandatarios hablarán de la pandemia de la COVID-19, la lucha contra la crisis climática, entre otros temas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibirá a la canciller de Alemania, Angela Merkel, el próximo 15 de julio en la Casa Blanca, informó este viernes 11 de junio la portavoz del Gobierno estadounidense, Jen Psaki.

En un comunicado publicado antes de comenzar la cumbre del G7, en Carbis Bay (Cornualles, suroeste del Reino Unido), Psaki señaló que, durante el encuentro en Washington, ambos líderes hablarán de sus compromisos para cooperar ante una serie de desafíos comunes, tomando como base “los valores democráticos compartidos por ambos países”.

Entre esos retos citó la pandemia de la COVID-19, la lucha contra la crisis climática, y la promoción de la prosperidad económica y la seguridad internacional.

El portavoz destacó que la visita de Merkel reafirmará, además, “los profundos lazos bilaterales entre Estados Unidos y Alemania”.

Este viernes, y a lo largo de tres días, Biden y Merkel se darán cita en la cumbre del G7 en Carbis Bay, junto con el resto de líderes de las democracias más industrializadas del mundo (EE. UU., Canadá, Alemania, el Reino Unido, Japón, Italia y Francia, además de la Unión Europea).

Merkel será la primera gobernante europea que Biden reciba en la Casa Blanca desde su llegada a la presidencia de EE. UU. el pasado 20 de enero.

Antes que Merkel, Biden se reunió en la mansión presidencial estadounidense con el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, en abril y con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, en mayo.

El predecesor de Biden en la Casa Blanca Donald Trump (2017-2021) mantuvo una relación fría con Merkel, marcada por la tensión personal entre ambos durante los cuatro años que estuvo en el poder.