Nueva Zelanda confirma que brote en Auckland es por variante del Reino Unido

Mundo LR

Jacinda Ardern dictó cuarentena por tres días en Auckland. Foto: AFP
Jacinda Ardern dictó cuarentena por tres días en Auckland. Foto: AFP

Tras seis meses de permanecer sin contagios de coronavirus, Nueva Zelanda optó nuevamente por el confinamiento como medida de bioseguridad.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, confirmó que el brote detectado en Auckland se debe a la variante del coronavirus detectada por primera vez en el Reino Unido (B.1.1.7). Como medida ante esta situación, el país decidió confinar a toda la ciudad y a sus dos millones de habitantes.

En la víspera, Nueva Zelanda comunicó tres casos de COVID-19 detectados en una familia de Auckland, cuya secuenciación genómica estaba siendo corroborada. Recientemente, el Ministerio de Salud confirmó que los contagios se debían a la variante británica.

“Este resultado refuerza la decisión de tomar medidas rápidas y contundentes en torno a los últimos casos para detectar y erradicar la posibilidad de cualquier otra transmisión”, dijo el Ministerio.

El país se había mantenido por seis meses sin contagios de COVID-19. Es la segunda vez que Auckland asume una cuarentena, aunque esta vez se extenderá por tres días como medida inicial.

Las escuelas y los negocios no esenciales se encuentran cerrados y los residentes tienen prohibido salir de Auckland a menos que hubiera una razón de peso. El resto de Nueva Zelanda está posicionado en el nivel de alerta dos, que exige distanciamiento social, reuniones sociales limitadas y uso de mascarillas.

Las autoridades se encuentran todavía tratando de identificar cómo llegó esta variante al archipiélago, que parecía haber erradicado casi por completo el virus.

“Basándonos en esa secuenciación, no hemos podido vincularlo a ninguna de nuestras instalaciones de aislamiento administrado... No fue alguien que pasó de una aerolínea a nuestro aislamiento administrado”, declaró Ardern para Radio NZ.

Por su parte, Ashley Bloomfield, director de Salud, refirió que las investigaciones apuntan inicialmente a la madre y a la hija de la familia, ya que el padre se encuentra en una etapa de la infección inferior a ambas. La hipótesis sugiere que la madre, que trabaja en una aerolínea comercial que presta servicios en el aeropuerto de Auckland, pudo estar expuesta al virus a través de un pasajero o a través de la lavandería de la tripulación aérea.

De momento, se han rastreado a 42 contactos cercanos al núcleo familiar, y todos han dado negativo a las pruebas de coronavirus.