Murió a los 57 años la primera mujer en recibir un trasplante de rostro en Estados Unidos

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

02 Ago 2020 | 4:23 h
Connie Culp se convirtió en una defensora de la donación de órganos tras la intervención. Foto: AP.
Connie Culp se convirtió en una defensora de la donación de órganos tras la intervención. Foto: AP.

Connie Culp quedó gravemente herida tras ser disparada en la cara por su esposo en 2004. Un equipo de médicos logró reconstruir el 80% de su rostro.

Connie Culp, la primera persona de Estados Unidos en recibir un trasplante facial casi completo, falleció el miércoles a los 57 años de edad, informó la clínica de Cleveland que realizó el procedimiento en el 2008. La mujer murió por complicaciones de una infección no relacionada con la cirugía, de acuerdo con la cadena CNN.

En 2004, el esposo de Culp le disparó en la cara, hecho que provocó graves lesiones a la mujer y la hizo perder el ojo derecho, el paladar y la nariz. La agraviada no podía oler ni hablar y requería apoyo de un respirador a través de un agujero en su tráquea.

PUEDES VER Doctora brasileña se cura de la COVID-19 con método que ella ayudó a crear

Para diciembre de 2008, Culp se sometió a una cirugía de trasplante de rostro en la Cleveland Clinic de Estados Unidos. El equipo responsable de la intervención, la cual duró más de 22 horas, estuvo liderado por la doctora María Siemionow.

Los cirujanos reconstruyeron el 80% del rostro de Culp. Foto: Efe.

Los cirujanos emplearon el rostro de una donante fallecida para la operación. Tejidos, huesos, vasos sanguíneos e injertos de nervios fueron conectados, y los médicos rellenaron las partes faltantes de la cara de la paciente, la cual pudo ser reconstruida en un 80%.

PUEDES VER ¡Lo logró!: anciano de 96 años obtiene la licenciatura de la carrera de Filosofía e Historia

En 2010, Culp declaró a la mencionada cadena estar feliz con el trasplante. “Puedo oler ahora. Puedo comer carne, puedo comer casi cualquier comida sólida, así que todo está mejorando”. La mujer pasó a ser una defensora de la donación de órganos.

“Su fuerza era evidente en el hecho de que había sido la paciente de trasplante facial con más tiempo de vida hasta la fecha. Fue una gran pionera y su decisión de pasar por un procedimiento a veces desalentador, es un regalo duradero para toda la humanidad”, afirmó el doctor Frank Papay, del Instituto de Dermatología y Cirugía Plástica de la citada clínica de Estados Unidos.

Video Recomendado

Lazy loaded component