ALERTA - Este miércoles llega un lote de 50.000 dosis de vacunas de Pfizer al Perú, anuncia Sagasti

Promocionó fiesta para 400 personas y se arrepintió tras mostrar síntomas de COVID-19

Mundo LR

larepublica_pe

15 Jul 2020 | 8:30 h
EE. UU.: promocionó fiesta para 400 personas y se arrepintió tras mostrar síntomas de COVID-19. Foto: referencial.
EE. UU.: promocionó fiesta para 400 personas y se arrepintió tras mostrar síntomas de COVID-19. Foto: referencial.

Estados Unidos. El adolescente pensó que al ser jóvenes no se iban a contagiar de coronavirus; sin embargo, la fiesta resultó ser un foco infeccioso.

Estados Unidos se ha convertido en el país con más casos de contagios y fallecidos por la pandemia del coronavirus a nivel mundial. Asimismo, durante las últimas semanas ha causado alarma en la sociedad estadounidense las fiestas COVID-19 que ya dejó un muerto en Texas.

En Kansas City, un adolescente ayudó a promover mediante redes sociales una fiesta festejada el pasado 3 de julio en el condado de Cass donde asistieron 400 personas. Sin embargo, la celebración se convirtió en una fuente de propagación del virus, debido a que se han confirmado cinco casos positivos.

PUEDES VER La emotiva carta de un viudo a una estilista que hizo sentir hermosa a su esposa antes de morir

El joven Cole Wood y otras nueve personas estarían experimentando los síntomas del coronavirus. Pero el problema, indican los funcionarios locales, es que la fiesta no tenía una lista de invitados, por lo que será difícil rastrear a los posibles infectados.

Lazy loaded component

Debido a que la situación se podría salir de control, el adolescente decidió romper su silencio y contar lo que pasó al periódico The Kansas City Star. El joven se arrepintió de armar la fiesta en plena pandemia sin los protocolos de prevención. Además, espera que los que asistieron a la fiesta se hagan la prueba de descarte y cumplan con la cuarentena.

PUEDES VER EE. UU. no retirará visados a estudiantes universitarios extranjeros que sigan estudios en línea

Wood reveló que, tras estar tres meses de confinamiento, ninguno de sus amigos dio positivo a la COVID-19. Explicó que pensó que al ser jóvenes no se iban a infectar, por lo que decidió apoyar con la organización de la fiesta. Sin embargo, la celebración resultó ser un foco infeccioso, ya que entre el 28 de junio y el 4 de julio y la semana pasada se detectaron más de 30 nuevos casos en el condado de Cass.

“Todos nos sentimos mal por causar este pequeño brote que ha sucedido. Sentimos que deberíamos haber sido más responsables. La fiesta puede esperar. No vale la pena que la gente se enferme y lo propague”, concluyó Wood, quien volverá a realizarse este miércoles una prueba de COVID-19.