Bob Woodward, el mítico periodista: No sabemos si Trump es el Nixon de hoy

Personaje. El famoso periodista estadounidense que ha escrito acerca de nueve presidentes de EEUU habla sobre su nuevo libro, Fear (Miedo), y sobre cómo cree que los medios deberían haber respondido al imprevisible Donald Trump.

Personaje. El famoso periodista estadounidense que ha escrito acerca de nueve presidentes de EEUU habla sobre su nuevo libro, Fear (Miedo), y sobre cómo cree que los medios deberían haber respondido al imprevisible Donald Trump.

Fue, recuerda Bob Woodward, "un momento casi shakespeariano". Él y un colega del Washington Post entrevistaron a Donald Trump en marzo de 2016. Le preguntaron cómo define el poder. Y el entonces candidato presidencial respondió: "El poder real es -ni siquiera quiero usar la palabra- miedo".

Dos años y medio, una elección presidencial y cientos de horas de entrevistas más tarde, aquella palabra de Trump -miedo- fue la elección natural del título para el último libro de Woodward, un retrato singularmente autoritario de una Casa Blanca tambaleándose al borde de un acantilado.

Con 75 años, Woodward ha escrito acerca de nueve presidentes estadounidenses, el más famoso de ellos es Richard Nixon. Su obstinado reportaje con Carl Bernstein, colega del Post, sobre el allanamiento y encubrimiento de Watergate, y sobre los trucos sucios y el espionaje político de Nixon, desempeñaron un papel central al obligarlo a renunciar, sigue siendo el único presidente de los EEUU en hacerlo.

Woodward alcanzó la mayoría de edad en una era de ruidosas máquinas de escribir, humo de cigarrillos, metal caliente, prensas atronadoras y llamadas encubiertas hechas de teléfonos públicos que usan monedas. Todavía defiende el periodismo de cuero y golpea las puertas, a veces a altas horas de la noche, y no es probable que lo encuentren arrojando comentarios sarcásticos en Twitter.

A un periodista de la vieja escuela, evidentemente, le gusta dejar que sus informes hablen. En una época en que la línea entre las noticias y la opinión es cada vez más borrosa, Woodward quizás no se encuentre en su hábitat natural recorriendo los estudios de televisión. En cambio, en Fear construye meticulosamente un caso contra la aptitud de Trump para el cargo.

Trump ha definido el libro, que ya se encuentra arriba entre los más vendidos de Amazon de 2018, como "una obra de ficción" y utilizó Twitter para calificar a Woodward como "un mentiroso".

Woodward reflexionó: "Veo mi trabajo presentando la sólida evidencia de lo que sucede. Hay documentos, hay notas, no solo una frase. Dejé que el sistema político responda". Agregó: "Creo que mucha gente ha perdido su perspectiva y se ha vuelto emocionalmente trastornada por Trump. Puedo entender eso, pero esa no es la forma en que los medios deberían responder, deberían hacerlo con lo que realmente sucedió".

Hablando con The Guardian en una oficina con paredes de vidrio de su editor Simon & Schuster en Manhattan, Woodward habla eligiendo cuidadosamente sus palabras y sus silencios.

Él dice del libro: "Es una imagen de una administración de la Casa Blanca que está pasando por un ataque de nervios y, como sabemos en términos humanos, las crisis nerviosas no son buenas... Creo que el partidario más ardiente de Trump que podría leerlo, no podría sentirse cómodo".

El libro comienza con Gary Cohn, entonces principal asesor económico de la Casa Blanca, alzando un borrador de carta en la Oficina Oval. Más tarde, Trump ladra órdenes de "matar jodidamente" al líder sirio Bashar al-Assad, pero el secretario de Defensa, Jim Mattis, desobedece en silencio. Kelly es citado diciendo que Trump: "Es un idiota. No tiene sentido tratar de convencerlo. Él se ha salido de las vías. Estamos en Crazytown". Kelly ha negado el comentario.

Incluso, si la investigación del abogado especial Robert Mueller presenta pruebas definitivas de colusión, es incierto en el presente clima hiperpartidista si sus hallazgos serán aceptados como última palabra. Woodward continúa: "Depende de la calidad del informe. En Watergate una de las mejores lecciones para mí fue que necesitas un testigo de historias; no puedes simplemente decir: "Escuché por casualidad" o "especulé".

Woodward siempre estará asociado con Watergate. Los paralelismos se hicieron cada vez más agudos desde que Trump asumió el cargo. La investigación de Mueller fue provocada por un robo en el Comité Nacional Demócrata, esta vez en forma digital. Trump despidió a su fiscal general en funciones y al director del FBI, al igual que Nixon despidió al fiscal especial de Watergate. Trump, como Nixon, ha ido a la guerra contra los medios.

Esto puede ser un caso raro en el que la historia no solo rima, sino que se repite. Pero por ahora hay al menos un punto de partida, según Woodward. "Nixon era un criminal y un delincuente bien documentado. En la investigación de Mueller, no sabemos si Trump fue o es, y esa es una gran diferencia".

En la década de 1970 tampoco hubo redes sociales, ni cuenta presidencial de Twitter ni Fox News trabajando día y noche para desacreditar a los críticos de Trump.

"Recuerdo a Ron Ziegler, [el secretario de prensa de Nixon], llamándonos 'asesinos de personajes'... El sistema puede funcionar al final, cualquiera que sea el final".

Woodward finalmente conserva la fe de que funcionará. "Soy del medio oeste y no puedes descartar el tipo de optimismo tradicional que tienes".

Nixon y Trump serían dos sujetalibros extraordinarios para cualquier carrera periodística, pero Woodward no da señales de ceder. Encuentra la energía en Washington que recuerda a la primera vez que se trasladó allí a principios de la década de 1970. Más de cuatro décadas después todavía está llamando a las puertas, todavía está buscando el próximo 'Garganta Profunda'.

¿Hay 'gargantas profundas' en la era de Trump? "Muchos", dice con confianza. "Estamos buscando más. Nunca es suficiente".

"Si hiciera el caso ruso me mudaría a Moscú"

- Curiosamente, algunas voces prominentes en el libro desprecian la teoría de que la campaña de Trump se coludió con Rusia durante las elecciones presidenciales de 2016. Entre ellos se encuentra el exabogado del presidente John Dowd, aunque, incluso, llegó a considerar a Trump como "un maldito mentiroso". ¿El propio Woodward encontró alguna explicación para la muy extraña relación entre Trump y el presidente ruso Vladimir Putin? "No, en realidad no... Aquí está la lección de hacer esto durante 47 años en el Post. Tienes que ir a la escena. Tienes que aparecer y si realmente vas a hacer la investigación rusa, me mudaría a Moscú. Sabes, probablemente me dispararían o arrestarían. Pero la respuesta está en Rusia".

Te puede interesar