Puno: aguas que ya no dan vida

LR Sur

larepublica_pe

19 Oct 2020 | 3:35 h
Huellas. El alcalde Marcelino Surco, del distrito de Cupi, muestra en sus manos el relave de mina asentado en la cuenca del río Llallimayo. Ya no saben qué hacer ante esta amenaza real a su salud y a su producción ganadera. Foto: Juan Carlos Cisneros / La República
Huellas. El alcalde Marcelino Surco, del distrito de Cupi, muestra en sus manos el relave de mina asentado en la cuenca del río Llallimayo. Ya no saben qué hacer ante esta amenaza real a su salud y a su producción ganadera. Foto: Juan Carlos Cisneros / La República

Daños. Cuatro distritos de la provincia de Melgar, Puno, son perjudicados por la contaminación minera del río Llallimayo. Agua de color amarillento recorre la cuenca, estropea los pastizales y afecta al ganado

Texto y fotos: Juan Carlos Cisneros

Huellas

El alcalde Marcelino Surco, del distrito de Cupi, muestra en sus manos el relave de mina asentado en la cuenca del río Llallimayo. Ya no saben qué hacer ante esta amenaza real a su salud y a su producción ganadera.

Voz

Lucio Surco (70), ganadero y presidente del frente de lucha y recursos hídricos, es quien representa a los miles de afectados por la actividad minera irresponsable que contamina la cuenca del río Llallimayo.

Perjuicios

En esta zona básicamente ganadera están siendo perjudicados los productores de los distritos de Cupi, Llalli, Umachiri y Ayaviri. Los animales suelen enfermarse por el consumo de aguas contaminadas.

Reacción

A un lado de la mina Aruntani, dirigentes comunales muestran la contaminación de la cuenca Llallimayo. Anuncian que si no atienden sus reclamos, harán un paro el 22 de octubre.

Puno, últimas noticias: