Hemil García: “Los best sellers, sagas y libros de autoayuda gobiernan las librerías en EEUU”

La República
3 M08 2019 | 04:48h

Por Bruno Cueva

Viajó en el 2000 a Estados Unidos, envuelto por el american dream, y nunca dio marcha atrás. Hemil es profesor de español en las universidades George Mason (Virginia) y Georgetown (Washington). En 2010 ganó el Internacional Latino Books Awards, categoría mejor libro debut, por Cuentos del norte, historias del sur, premio con el que abrió su carrera.

¿Cómo se le presentó la ocasión de enseñar en la George Mason University?

Es mi alma máter. Allí estudié hasta el 2014. El 2013 postulé para un teaching assistanship (asistente de cátedra) y me dieron el puesto. Cuando me gradué, inmediatamente me ofrecieron dictar clases.

¿Es diferente la educación estadounidense y la peruana?

En las universidades estatales la infraestructura es impresionante. La educación universitaria es costosa y, por lo tanto, los estudiantes toman consciencia del esfuerzo que hacen. Para encontrar trabajo debes tener buenas notas, pues los empleadores contratan por mérito y no por recomendación. La George Mason posee una biblioteca de cuatro pisos, laboratorios y un coliseo donde tocan desde Red Hot Chili Peppers hasta Marc Anthony. Los ingresos son reinvertidos. Además, producen tecnología.

PUEDES VER Teresa Torres: “Me interesa difundir y educar a la gente sobre los animales”

¿Cómo es el lector de EEUU?

Es muy exigente en precio y servicio; por ello, se ofrecen muchos descuentos tentadores. Puedes comprar libros a un dólar, a diferencia de Perú. Basado en mi experiencia, de igual modo, les aseguro que los best sellers, sagas y libros de autoayuda gobiernan las librerías en los Estados Unidos.

¿Su nuevo libro es El azul del Mediterráneo, un viaje ancestral?

Gira en torno a la inmigración, la búsqueda del yo, el exilio, la soledad. El personaje, harto de la monotonía norteamericana, viaja a España para encontrarle un nuevo sentido a su vida.

PUEDES VER Jimmy Guevara: “La vida es muy corta para hacer algo que no te gusta”

¿Cómo hace para repartirse entre la docencia y la creación?

Escribo durante el verano de junio a agosto, cuando los profesores descansamos. También tomo notas mientras almuerzo en el trabajo o cuando viajo. Aprovecho la noche para escribir en casa cuando todos descansan.

¿Por qué es tan difícil vivir de la literatura?

No existe un trabajo de escritor cuya jornada sea de 9 a 5 de la tarde. Nos dedicamos a actividades complementarias, como enseñar escritura creativa, aunque los puestos son escasos. Y no siempre pagan por publicar, incluso hay quienes te piden reseñar cuentos o corregir textos gratis. Hay que dignificar la profesión.