LO ÚLTIMO - Viviendas de Mala y Lima metropolitana colapsaron tras sismo de magnitud 6.0

Un repaso de la vida de Ramón Valdés, quien encarnó al popular ‘Monchito’ [FOTOS]

Don Ramón fue el personaje más importante en la carrera del actor Ramón Valdés.
Don Ramón fue el personaje más importante en la carrera del actor Ramón Valdés.

Admirado por su humildad y sencillez, don Ramón se robó el corazón de los que crecieron viéndolo actuar. Sus inicios, personajes e historia.

Considerado por muchos como uno de los personajes más importantes de la serie mexicana El Chavo del Ocho, la historia de la vecindad no hubiera sido la misma sin la participación de Don Ramón, y la caracterización que le dio a este personaje Ramón Valdés aún se mantiene en los recuerdos de todos los que crecieron mirando sus capítulos.

El actor y comediante realizó además un sinnúmero de personajes para el programa Chespirito, pero muy poco se sabe que realizó sus papeles iniciales como extra o en roles secundarios de películas que forman parte de la época de Oro del cine mexicano. El popular Monchito es aún hoy recordado a más de 90 años de su deceso.

PUEDES VER 'Don Ramón’: publican inédita fotografía de Ramon Valdés antes de su muerte

Nacido en una humilde y numerosa familia un 2 de setiembre de 1923 en la Ciudad de México, Ramón Antonio Esteban Gómez de Valdés y Castillo vivió desde los dos años en Ciudad Juárez, a donde decidió mudarse su familia en busca de un mejor futuro.

Ramón Valdés, como fue llamado comúnmente, empezó su vida actoral a los 26 años compartiendo papeles con su hermano mayor en la película Calabacitas tiernas. Precisamente, fue German Valdés, más conocido como ‘Tin-Tan’, quien lo introdujo al mundo de las cámaras y reflectores. Participó así con estrellas como Pedro Infante y Cantinflas.

Participó en distintas películas durante la denominada época del Oro del cine mexicano.

Sin embargo, el oficio de actor no le alcanzaba para vivir, por lo que tuvo que alternarlo con otros trabajos simples y esporádicos, al igual que lo haría en el futuro su más famoso personaje, Don Ramón.

PUEDES VER Don Ramon y La Bruja del 71 lograron ser pareja en película de Cantinflas

No fue hasta que Roberto Gómez Bolaños, admirador del trabajo de Valdés, decidió llamarlo para formar parte del elenco del programa que estaba preparando, cuando empezó a desarrollar su carrera televisiva; pasó a trabajar en la serie Los supergenios de la Mesa Cuadrada en 1968, con quienes luego serían sus compañeros en El Chavo del Ocho.

En 1971 seguiría su participación en el programa Chespirito y luego el éxito televisivo El Chavo del Ocho, donde encarnó a don Ramón, un personaje creado a su medida, tal y como se lo dijo Gomez Bolaños cuando se lo ofreció: “sé tú mismo”. Un año después comenzó El Chapulín Colorado, donde Valdés actuaría encargando un sinfín de personajes, muchos de ellos antagónicos.

Ramón Valdés participó en el programa Chespirito interpretando a múltiples personajes.

Dimes y diretes propiciaron su salida del programa, por lo que decidió viajar junto con Carlos Villagran, quien hacía el papel de Quico, a iniciar un nuevo proyecto en Venezuela, que solo duró una temporada por la baja aceptación. Luego de esto volvió a México a probar nuevamente suerte en televisión, pero su deteriorada salud no le permitió continuar.

PUEDES VER Ramón Valdés: ¿La muerte del actor fue pronosticada en su última escena?

Un cáncer de estómago, debido al consumo de tabaco, que le fue detectado a inicios de los años 80 acabó con su vida un 9 de agosto de 1988 a los 64 años de edad. En su funeral lo acompañaron algunos de los actores con los que compartió escenario como Carlos VIllagrán, Edgar Viviar, Rubén Aguirre, entre otros. Sin embargo tuvo la ausencia de Maria Antonieta de las Nieves y Chespirito.

El recordado y querido actor hoy cumpliría 96 años; pero se mantiene en la memoria de los que lo recuerdan como Monchito, Ron Damon, Super Sam, Rasca Buches, Tripa Seca o Peterete, que son algunos de los personajes que no existirían sin Ramón Valdés.

A 31 años de su fallecimiento es recordado por todos los que crecieron viendo sus actuaciones.