Viaje mágico por la Música de Alturas

La República
2 05 2019 | 01:02h

Cuarto festival. Artistas de siete países se presentan desde este viernes en el encuentro más importante de las culturas y músicas de los Andes y los Alpes.

Dos instrumentos hermanos de distintas latitudes se encuentran. Los dos hacen brotar, al vaivén del fuelle, un sonido en timbre de lamento. Uno trae la voz tradicional del centro de Europa. El otro es portador de líneas melódicas en ritmo de cueca chilena. Más que un recital, el Cuarto Festival Internacional de Música de Alturas, que inicia este viernes en Lima, representa un viaje mágico.

Un viaje imaginario hacia el pasado, hacia culturas distantes, un viaje y a la vez un encuentro de sonidos tradicionales de siete países del mundo.

PUEDES VER Cajamarca: Alborada recibe el reconocimiento por sus 35 años de trayectoria

Jakob Steinkellner, egresado de la universidad de música Anton Bruckner de Austria, ejecuta el acordeón desde los 6 años y pasea su técnica por una variedad de géneros de la región de Estiria. El encuentro en Lima le permitirá conocer al chileno Víctor Hugo Campusano, quien carga en sus hombros las líneas melódicas de la cueca sureña y viene acompañado de Ricardo Castro. Ambos formaron parte del grupo Altamar.

“Este festival busca que coincidan instrumentos que provienen de diferentes regiones de montañas”, explica con entusiasmo Liana Cisneros, fundadora y actualmente curadora del encuentro.

PUEDES VER Eva Ayllón incluye tema de exitosa película en su nuevo disco

A los sonidos tradicionales de ambos países se sumarán las voces calmadas de Silberen, un cuarteto de música antigua de Suiza. Súmese a ello la voz en valses y pasillos del ecuatoriano Carlos Grijalva. Y súmese la performance en música y pintura de la argentina Cristina Pérez.

Y habrá también una propuesta musical donde el ritmo será el protagonista con el ‘tamburello’, un instrumento de percusión parecido a la pandereta inventado por Carlos Rizzo (Italia), con una diferencia: si lo escuchas con los ojos cerrados, pensarás que alguien ejecuta una batería completa.

“El festival es también un canalizador que busca que se acceda a las músicas de regiones que no estamos acostumbrados a oír”, agrega Cisneros, en referencia a Taquic’na Pajta, conjunto de Chachapoyas seleccionado para representar a Perú en esta edición.

PUEDES VER Juan José Chuquisengo, un pianista de altura

El recorrido

Este festival se había realizado por última vez en el 2017. Se hizo extrañar. El recorrido en esta oportunidad comprende Lima y Ayacucho. El domingo habrá recitales itinerantes en los parques zonales de Wiracocha (San Juan de Lurigancho) y Cahuide (Ate Vitarte), además de Barranco.

El viaje mágico culmina el miércoles próximo en Sarhua, el tradicional pueblo ayacuchano de tablas multicolores.

AGENDA

- Lima. Viernes 3 (6:00 p.m.) y sábado 4 (5:00 p.m.). Plazuela de las Artes del Teatro Municipal (Jr. Ica 377). Ingreso libre.

- Ayacucho. Martes 7, a las 7:00 p.m., en el Colegio San Ramón de Huamanga. Miércoles 8, a las 3:00 p.m., en la plaza principal de Sarhua.

Video Recomendado