Fernando Luque debuta como director con “Frankenstein: Jugando con fuego”

Sandy Carrion

sandy.carrion@glr.pe

18 Ago 2018 | 19:03 h

La adaptación de la célebre pieza literaria cuenta con las actuaciones de Alaín Salinas, Óscar Yepez, Santiago Suarez, Quini Gómez y Alonzo Aguilar.

 

Fernando Luque, junto a La Nave Producciones, lleva a las tablas “Frankenstein: Jugando con fuego”, la pieza literaria de Bárbara Field; una adaptación que busca tocar las inquietudes existenciales que habitan en cada uno de nosotros.

La adaptación de la célebre pieza literaria explora las contradicciones del hombre, la naturaleza y el dilema sobre lo desconocido.

PUEDES VER Fernando Luque: “La TV no me ha dado bola y tampoco la estoy pidiendo” | VIDEO

“Frankenstein: Jugando con fuego” cuenta con un elenco de actores con amplia trayectoria y talento entre los que se encuentran: Alaín Salinas, Óscar Yepez, Santiago Suarez, Quini Gómez y Alonzo Aguilar.

La pieza teatral está dirigido por el actor Fernando Luque. “Frankenstein es la historia de una reconciliación imposible entre el padre y el hijo, y sobre todo, una reflexión sobre la responsabilidad y la deuda que producen nuestras acciones. Y es, desde este último punto de vista, donde nos hemos tomado la licencia de reflexionar no solo sobre las dudas universales que la obra evoca, sino aterrizar dichos conceptos abstractos y de alguna manera obligarlos a que revelen algo de nuestra propia historia”, expresa el director de la obra que se estrena este sábado 1 de septiembre en en el centro cultural ICPNA de Miraflores (Av. Angamos Oeste 120).

Las funciones van de jueves a lunes a las 8:00 p.m. hasta el 7 de octubre. Las entradas están la venta en la boletería del CC. ICPNA y en Teleticket de Wong y Metro.
 

SINOPSIS:

La obra toma lugar cuando Víctor Frankenstein, luego de una persecución que lo lleva hasta el polo norte, llega a acorralar al monstruo que creó en su juventud y que tanto sufrimiento le ha traído. Sin embargo; pronto se dará cuenta que el acorralado es él; su creación tiene mucho que exigir y, más que nada; muchas preguntas sobre su propia existencia.