Elecciones en Arequipa: Las razones que llevarían a Cáceres Llica a una segunda vuelta

CORTE POPULISTA. Analista Gonzalo Banda señala que canalizó el hartazgo de la gente. Además su propuesta de expulsar a venezolanos y reducir terrenos de Majes calaron en la gente. 

CORTE POPULISTA. Analista Gonzalo Banda señala que canalizó el hartazgo de la gente. Además su propuesta de expulsar a venezolanos y reducir terrenos de Majes calaron en la gente. 

Desde el flash electoral de las cuatro de la tarde de ayer, los resultados en Arequipa sorprendieron. La última actualización de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) confirmó que Elmer Cáceres Llica estaría en segunda vuelta para el gobierno regional. 

Las cifras lo ubican en la primera posición con un 17.68% (88,434 votos) frente a Javier Ísmodes y Alfredo Zegarra, que luchan por la segunda posición.

Para el analista político de la Universidad Católica San Pablo, Gonzalo Banda, no resulta tan sorpresivo que el postulante del movimiento Arequipa Unidos por el Gran Cambio haya llegado hasta esta instancia. Señala que su escalada se veía venir desde las últimas semanas frente al decaimiento de la figura de Alfredo Zegarra de Arequipa Renace y el techo al que llegó Ísmodes

Varios factores influyeron para que Cáceres cale en la gente. Según Banda, el descontento, hartazgo y aburrimiento de la población por los políticos y sus promesas incumplidas. Además están las denuncias que se formularon la última semana en contra de Cáceres y que afectaron su entorno más íntimo y familiar; lo que terminó por victimizarlo probablemente en un sector machista de la población en lugar de afectarlo. "Terminan por popularizarlo", dice Banda.

Y por último está su mensaje de propuestas de corte populista. El analista señala que hay dos planteamientos: Cáceres prometió expulsar a los migrantes venezolanos, pese a no ser una competencia del gobierno regional. "El mensaje ha sido: yo soy nacionalista, apuesto por los arequipeños". 

La segunda idea es parcializar las tierras del proyecto Majes Siguas II de 200 hectáreas a 50 y hasta 5 hectáreas. Cáceres también propuso reclamar los impuestos que la minera Cerro Verde debe para hacer obras. "Tocó ciertos puntos sensibles de la sociedad arequipeña que algunos candidatos evitaron", manifiesta.

El analista considera que en medio del caos del sistema, Cáceres aprovechó y llegó a canalizar el voto del descontento, dando el golpe en estas elecciones. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO