Día de San Valentín: La unión perfecta entre lo japonés y lo peruano

grupo larepublica
Plataforma_glr
h

Uno de los negocios que más repunta el Día de San Valentín es el de los restaurantes, casi todos reciben reservas anticipadas o están preparados para clientes inesperados dispuestos a gozar de un agradable banquete, muchos de ellos buscando el confort, privacidad y una experiencia gastronómica distinta.

Gastronomía

Los sushi bares y restaurantes de cocina japonesa se preparan para tan singular fecha, uno de ellos es Osaka, cuyo éxito se debe a su constante renovación y uso de las técnicas peruanas con sabores típicos de rincones del Perú. Esta es una fusión nikkei con mucho éxito nacional e internacional, y en la sede de Lima, es liderado por Juan Alfonso Urrutia, joven chef encargado de darle identidad a la marca.

Ahora el cocinero presenta las novedades de su carta, y con más fuerza que antes, explora insumos de la selva, sin dejar de lado los clásicos del Japón con presentaciones para compartir que juegan mucho con lo artístico.

Los recomendados para este 14 de febrero son la degustación de nigiris, hay de todo un poco, desde uno al estilo vegetariano hasta uno con carne fina; el gran plato de sushi, que contiene sashimis, tiraditos, hosomakis y nigiris, entre otros cortes que el itamae tenga a disposición.

De fondo, es ideal pedir el “Paiche Misoyaki”,  que es un corte del pescado de la selva a la brasa previamente pasado por misoyaki  (técnica de cocinar todo en miso)y untado con mantequilla de la casa más ajo confitado y shichimi togarashi,  lo acompaña una crema a base de miso con leche de coco, este detalle marca una gran tendencia hacia lo exótico.

La sección de postres tiene lo necesario para cerrar con calma el banquete, por ahí desfila la degustación de mochis (masa de pasta de arroz), uno es de té verde, otro es de lúcuma y el tercero es de chocolate piurano. Todo es presentado en las novedosas vajillas, obras de arte que el chef ha elegido cuidadosamente como tarima para cada creación.

El bar está nutrido por recetas creativas, acorde al rostro principal de la oferta, de ahí resalta un “Rock N'nikkei” con bourbon, sake, huacatay y camu camu o un “Snake Juice” con gin, mandarina, cinzano bianco y lime juice más humo de romero. La osadía ha sido tanta que cuentan con una cerveza exclusiva de la casa, es una de estilo ale y aromas de kión.

Para darle una mejor atención a las parejas o grupos, Osaka (Av. Pardo y Aliaga 660 - San Isidro)  está estrenando su nuevo local en un centro empresarial,  hay un salón principal cuyo juego de luces hace íntimo el momento, también está la gran barra para los cocteles, el salón privado y una gran terraza para comer bajo el cielo.