Daniel Salaverry llegó y se atizaron los ánimos en Somos Perú

Carlos Páucar

CarlosPaucar3

23 Oct 2020 | 3:13 h
Daniel Salaverry fue presidente del Parlamento hasta julio del 2019. Se afilió a SP el 24 de setiembre de este año. Foto: John Reyes/La República
Daniel Salaverry fue presidente del Parlamento hasta julio del 2019. Se afilió a SP el 24 de setiembre de este año. Foto: John Reyes/La República

Crónica de un conflicto. La precandidatura del expresidente del Congreso despertó pasiones en la agrupación de Alberto Andrade. La dirigencia lo apoya; otro importante sector, no. La tensión está presente.

La madrugada del 14 de mayo de 1997 se escuchó una orden del hombre campechano, grueso, de bigotes cortos. Había sido regidor, alcalde de Miraflores y con el movimiento Somos Lima había derrotado en 1995 a Jaime Yoshiyama, pese a todo el poder desatado por el fujimorismo en su contra.

¡Adelante, vamos carajo!

El abogado Alberto Andrade Carmona, nacido en los Barrios Altos el 24 de diciembre de 1943 y alumno del Colegio Guadalupe, arengó esa madrugada a los serenos (la policía había sido retirada por mandato de Palacio) para iniciar el reordenamiento en el Mercado Central, Mesa Redonda, en los días posteriores seguirían Polvos Azules, La Colmena, Tacna, Emancipación.

Andrade logró la recuperación del Centro Histórico. Su visión: reconstruir el país desde los gobiernos locales.

¿Qué queda en Somos Perú, hoy, en el 2021, de su propuesta política de darle bienestar al ciudadano? “Somos Perú se divide en dos etapas –explica Rocío Andrade, hija del exalcalde fallecido en el 2009–. Esas dos etapas son con Alberto Andrade y después de él. Él no hubiera permitido que alguien que no representa al partido esté postulando”.

Rocío, que no milita en SP desde el 2014, por desacuerdos con la dirigencia, se refiere al excongresista Daniel Salaverry. “Los de SP, porque me siento aún del partido, no podemos permitir se use el nombre de Alberto Andrade, su imagen y prestigio para beneficio personal”.

La afiliación de Daniel Salaverry en Somos Perú causó molestia en un grupo de militantes del partido. Foto: La República

Como ella, un grupo de militantes criticó en un comunicado el anuncio de la llegada de Salaverry, aprista desde muy joven, luego férreo fujimorista y más tarde oponente del keikismo.

En un pronunciamiento, las llamadas “bases de SP” rechazaron a Salaverry por no representar “los principios y valores de SP”, y criticaron duramente a Li por “convertir a SP en un vientre de alquiler”. Además, pidieron una candidatura de consenso.

Salaverry, que tuvo varios encontronazos con el keikismo cuando presidió el Legislativo, tomó con calma la reacción. “Es normal la discrepancia”, dijo.

Pero Li y la dirigencia no lo tomaron igual. Primero, emitieron un comunicado de respaldo a Salaverry y calificaron el documento anterior de “fraudulento y tendencioso, firmado por un grupo de supuestos militantes”.

Luego, la Comisión de Ética de SP les abrió proceso disciplinario y les envió notificaciones por “atentar contra la imagen y honorabilidad de la presidenta y de nuestra agrupación política”. Desde regiones como Piura, Cusco y Apurímac rechazaron ese proceso y acentuaron sus reclamos en las redes sociales.

Precisamente, desde Apurímac, el militante Marcelino ‘Chapu’ Martínez, precandidato y competidor de Salaverry, pide a las bases “cerrar el paso a aquellos que hicieron daño al país y quieren representarnos”. Es muy crítico de Li y la dirigencia. Y, por supuesto, rechaza a Salaverry (ver recuadro).

José Jerí, vocero y dirigente nacional, responde al respecto.

¿Cómo afectan las críticas por la inscripción de Salaverry?

-Pues, como todo partido democrático, hay opiniones a favor y en contra, es inevitable. Pero la posición mayoritaria del partido es respaldar la candidatura de Salaverry, es una apuesta política, que finalmente se sabrá en las elecciones internas.

Jerí aseguró que Daniel Salaverry tiene el apoyo mayoritario de Somos Perú. Foto: La República

También deben perjudicar a los candidatos de SP las lamentables acciones de su bancada.

-Cada decisión de la bancada no obedeció al interés electoral, particular o de ciertos sectores empresariales. Respondió a demandas sociales que no habían sido atendidas. Eso cuesta que nos llamen populistas, pero es parte del trajín político.

Ciertas decisiones los acercaron al fujimorismo y hoy suman a Salaverry que se opuso a FP, ¿no es contradictorio?

-No lo es. Que haya coincidencias con otras bancadas o partidos no quiere decir que haya acercamientos. SP siempre defendió la democracia y enfrentó dictaduras o mayorías abusivas, por eso jamás vamos a coincidir con el fujimorismo.

Ante esto ¿qué queda de la visión de Andrade? Acudimos a Alonso Cárdenas, politólogo y docente de la Universidad Ruiz de Montoya. “La situación de SP no escapa al deterioro irreversible del sistema político peruano. Recordemos que desde sus orígenes, SP apeló, a nivel de gestión edil, por el rescate del espacio público. Y a nivel político, Andrade se enfrentó al fujimorismo más duro, autoritario y poderoso de fines de los 90”.

“La estrategia de rescate del espacio público y su abierta confrontación con Fujimori le dio buenos réditos electorales a Andrade. La sucia campaña de demolición lanzada por Fujimori y Montesinos, vía los diarios chicha, sepultó las aspiraciones presidenciales de SP”.

Agrega: “De ese legado valiente y por una mejor ciudad que dejó Andrade queda poco y nada. Al entrar SP en la lógica perversa del vientre de alquiler, desconoció la visión política de su fundador y dio un salto a la nada. Un ejemplo es el congresista Guillermo Aliaga, uno de los impulsores de la ley del ‘Taxi Colectivo’, que iba contra todo lo que creía Andrade, es decir la modernización del transporte para una mejor convivencia ciudadana”.

El vocero Jerí cree lo contrario: “SP es el legado de Andrade. Las demandas del vecino ahora son demandas sociales que la bancada plasma en proyectos. Y no hay que olvidar que SP nace en la lucha contra el terrorismo y la dictadura de los 90. Entonces, para el 2021 hay un SP con la experiencia de 23 años y lo que representa Daniel, ese estate quieto al abuso de las mayorías”.

“Esta versión de SP es una mezcla de cultura política antifujimorista, la propositiva que oye las demandas, y ese espíritu de gobernabilidad que Andrade ilustró en nuestros dirigentes”.

Para Jerí hay que esperar mucho de SP, porque “Salaverry y el espíritu político de SP es combinación potente”.

El tiempo, mejor dicho, el voto, dirá si es que tiene la razón.

Martínez se inscribió ayer y lidera a la oposición interna

Oponente. Marcelino Martínez competirá con Salaverry.

Salaverry competirá con Marcelino ‘Chapu’ Martínez, que va con Nora Bonifaz a la primera vicepresidencia y Pablo Castro a la segunda.

Martínez se inscribió ayer y dijo a La República: “El primer objetivo es limpiar nuestra casa, Somos Perú, frente a la presencia de Salaverry que ingresó con un negociado escandaloso con la presidenta del comité nacional”. Agregó: “Salaverry es un topo del fujimorismo, que, en alianza con la Confiep, ha desparramado sus cuadros por los partidos para seguir controlando el poder”. Martínez tiene mucho respaldo en las regiones aunque, dice, “algunos secretarios se han entregado a Li por unos cargos”.

La República pidió que declare la presidenta Li, pero ella, según el vocero Jerí, no brinda entrevistas.

Daniel Salaverry, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.