ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Economía

Sociedad Nacional de Pesquería: en contra de medida que permite reducción de multas en el sector

Cayetana Aljovín, presidenta del gremio, aseguró a La República que el pedido de exoneración parcial de multas no llegó desde su grupo, por lo que pedirán su derogatoria. Sin embargo, no descartó que algunos de sus asociados puedan aprovecharla.

Cayetana Aljovín es la presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP). Foto: La República
Cayetana Aljovín es la presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP). Foto: La República

La primera temporada de pesca industrial de anchoveta, que terminó anticipadamente, logró la captura de 2,34 millones de toneladas de este recurso, registro que estuvo a la par con el límite de juveniles extraídos, según la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).

Para la organización, el que se haya reportado una incidencia tan alta de juveniles en el mar en una campaña muy compleja, aunque ‘buena’, —a juicio de la titular del gremio, Cayetana Aljovín— garantiza este año una segunda temporada inocua y de abundantes ejemplares maduros.

La actual Ley General de Pesca tiene 30 años de vigencia y, según especialistas, ya no cumple su objetivo. ¿Por qué la SNP no se manifestó a favor de la nueva ley general de pesca? ¿Están en contra o a favor?

—Ese proyecto tenía muchísimos problemas. Iban a sacar una ley sin una política nacional de pesca. Primero es la política, luego la ley. Luego, se vendió como una ley que protegía al pescador artesanal, pero solo le dedicaba dos artículos y, en lugar de ordenar al sector, debilitaba al Imarpe profundamente.

El proyecto decía que, para pescar, “se tiene que escoger la mejor evidencia científica”, pero esa es justamente Imarpe. Quedaba como que un ministro podía traer el estudio de algún instituto de cualquier lado y esa era la mejor evidencia científica. Debilitaba funciones del organismo técnico.

Después repetía básicamente la ley de hace 30 años. En verdad, creo que el congresista Quito solo quería ser autor de un proyecto importante y dijo: “Voy a sacar una nueva ley de pesca”.

¿Qué podría incluir una nueva ley de pesca ideal para ustedes?

—Se tiene que abordar el tema de la pesca artesanal de una manera seria: formalización, acceso a créditos, ordenamiento, fiscalización y asignación de cuotas para que puedan proteger sus derechos como sector. Incluir el desarrollo de otras pesquerías, como el atún.

Y del lado industrial, ¿qué podríamos mejorar?

—En el lado industrial se han hecho una serie de mejoras en los últimos 12 o 13 años. ¿Qué nos gustaría? Que se reduzcan los sobrecostos que tenemos. Que se toque también el tema del sur, donde la geografía y la limitación de pescar a partir de la milla 5 son un problema. Debido al zócalo continental en esa zona, el recurso se pega todo hacia la costa. Entonces, a partir de la quinta milla no encuentras anchoveta.

Ahí lo que se discutió con Produce, desde hace 11 años, es un régimen especial del sur, que establecía espacios en determinadas zonas (no en todas) para que ingrese la flota industrial. Imarpe decidía dónde. Hoy tú ves los desembarques y son una desgracia.

Si la industria no pesca, cierran las plantas. Ocho han cerrado en el sur en los últimos 11 años y se han perdido 6.500 puestos de trabajo. ¿Quién se favorece? Chile. Porque el stock de anchoveta en su zona norte es el nuestro del sur. Entonces, lo que yo no pesco, se lo pesca él.

Recientemente, se emitió el DS 007-2022-PRODUCE, un régimen excepcional que reduce entre 50% al 90% las multas impuestas por infracciones pesqueras.

—Cuando se publicó la norma, nos preguntamos: “¿Esto de dónde salió?”. Entonces, recordamos que, en una mesa técnica, la Sociedad Nacional de Anchoveta (SNA) había llevado el tema. Así que dijimos: “Por ahí debe ser”. Pero lo que haremos nosotros es pedir la derogatoria de la norma.

¿Comparten asociados con la SNA?

—No.

¿Y por qué creen que esta norma sería nociva?

—Porque creemos que las reducciones de multas son como las amnistías municipales. Debilita el sistema sancionador, esa es nuestra posición.

Aun así, la ley debe llover para todos. En su organización hay empresas que podrían aprovechar y pagar sus multas.

—Podrían, sí. Es un tema que tendrán que ver sus gerentes o directorios, pero la norma no la promovimos nosotros. A ver, no vamos a poner tampoco una pistola a cada uno, ya el mensaje está dado.

También está el DS 024-2016-PRODUCE, que retira la sanción por pesca de juveniles si se reporta inmediatamente para el cierre de la zona. Se dice que las embarcaciones utilizan esta ventana, hasta que se oficializa el cierre, para pescar todo lo que puedan.

—Si fuera a propósito, yo creo que la sanción se podría dar, pero la pesca de juveniles es incidental. Ya tienes un límite que te pone Produce. Lo que hace la norma es ayudar a todos a que no se pesquen juveniles porque si yo entro a una zona, emboco la red, y reporto juveniles, la zona se cierra. Doy aviso y con eso cuidamos el recurso entre todos. La peor sanción que me pueden poner es cerrarme la temporada.

El mismo Imarpe menciona el límite que se puede soportar. Si la embarcación supera el límite o regresa a una zona cerrada, ahí sí hay sanción. Lo de ese decreto es otro mito. La explicación es que tienen un límite de pesca de juveniles y se ha dejado de pescar el 16% de la cuota total, unas 400.000 toneladas.

Los resultados de esta primera temporada no deberían entonces afectar a la segunda.

—Absolutamente. Aquí en la SNP, además de las vedas de Produce, nosotros nos autovedamos. Esta temporada hemos salido, incluso, a pescar a partir de la milla 20. Y no por consenso, sino porque se toma la decisión y todos tienen que cumplir. Nada que no quiero cumplir. Si no, ¿para qué sirve el gremio?

Y así como hay una decisión del gremio para no pescar en 20 millas, ¿no podría haber una decisión para no aprovechar la reducción de multas?

—Podría ser.

Pero no lo han hablado hasta el momento.

—No, pero podría darse.