Perú mantiene grado de inversión que otorga al país financiamiento a bajas tasas

Optimismo. MEF confía en que el Perú recuperará el peldaño en la calificación que Moody’s bajó. La entidad explica que la fortaleza institucional se deterioró por tensión política de últimos dos años.

Jirón. No debe haber descuido macroeconómico. Foto: difusión
Jirón. No debe haber descuido macroeconómico. Foto: difusión
Christian Alcalá

Aunque ha sido una mala noticia que la agencia Moody’s ajustó la calificación de Perú de A3 con una perspectiva negativa a Baa1 con perspectiva estable, desde el Gobierno hay optimismo de que en poco tiempo se pueda recuperar la calificación crediticia del país, así lo afirmó el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke.

El funcionario indicó que, a pesar de este ajuste, el Perú continúa siendo el segundo país en América Latina con la mejor calificación crediticia, además de ubicarse tres escalas por encima del grado de inversión, lo cual es clave para obtener financiamiento fácil.

“Con el Banco Interamericano de Desarrollo tenemos muy buenas posibilidades de financiamiento, ellos están interesados (...). No es correcto que estamos a un paso de perder el grado de inversión, todavía estamos con una base bastante sólida”, precisó Francke.

Motivos

El ajuste de la calificación crediticia no ha sido una sorpresa, ya que meses previos la agencia Moody’s había adelantado que había un riesgo a la baja debido a que el entorno político se ha vuelto polarizado.

Y en efecto, Moody’s explica que la tensión política ha llevado a un deterioro progresivo de la fortaleza institucional del Perú durante los últimos dos años. Además destaca que la perspectiva estable está respaldada por un alto grado de fortaleza fiscal.

Jorge Guillén, profesor asociado de ESAN, comentó que la nueva calificación crediticia implica que los bonos peruanos van a obtener tasas de financiamiento más altas. No obstante, resaltó los esfuerzos que viene haciendo el ministro de Economía, sin embargo, aún falta una mayor comunicación entre los poderes del Estado.

“Estamos en el grado de inversión todavía, no hay que ser tan pesimistas. Tenemos que seguir trabajando y hacer las cosas bien, eso quiere decir que no podemos descuidarnos en la parte macroeconómica y fiscal”, agregó Guillén.

Por su parte, Germán Alarco, investigador de la Universidad del Pacífico, considera que fue precipitada la decisión de Moody’s en torno a la reducción de calificación de la deuda peruana, ya que en el reciente Marco Macroeconómico Multianual 2022-2025 se plantea un programa de convergencia del déficit público alineado con lo que se conversó con la Misión del FMI del primer trimestre del 2021.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía de La República y recibe todas las semanas las notas de nuestro suplemento dominical en tu correo electrónico.