Voces de lucha contra la pobreza

Economía LR

Las ollas comunes han beneficiado a miles de ciudadanos en pobreza durante esta pandemia. Foto: Municipalidad de Lima
Las ollas comunes han beneficiado a miles de ciudadanos en pobreza durante esta pandemia. Foto: Municipalidad de Lima

Visión. Diversos especialistas trazan la ruta que se deberá seguir para aminorar el crecimiento de la pobreza ad portas del bicentenario y tras los embates del primer año de la pandemia del coronavirus, en el que 9,9 millones de peruanos caerán a esta condición.

El panorama laboral

Dante Carhuavilca, jefe del INEI

Observamos una caída de 55,1% de la pérdida del empleo en Lima metropolitana al segundo trimestre del 2020. Desde entonces hay una leve recuperación al último trimestre, ubicándose en 13%. Sin embargo, registramos una reducción de la masa salarial de 25%. Este es un indicador de demanda, que estaría afectando el consumo de las familias. También está la calidad del empleo: cayó 31% la población adecuadamente empleada y repuntó 21,7% la población subempleada.

Además, solo cuatro de cada diez ciudadanos acceden al sistema financiero. El 59% asegura que no tiene la capacidad económica. Hay que mejorar esto. Una persona con poco acceso al sistema financiero tiene restricciones para salir de la pobreza.

A repensar lo hecho

Martha Cuentas, presidenta de la Asociación Nacional de Centros

Los efectos de la pandemia no concluirán con la ansiada vacuna, sino que van a perdurar y comprometerá a hacer cambios sustantivos en el desarrollo de políticas, y nos interpela a que sean veloces.

El Covid-19 no es el primer ni el último problema. Ha puesto en evidencia la incapacidad de lo hecho previamente, profundizando brechas étnicas, digitales, territoriales… No es posible pensar en superación de la pobreza si no se piensa en el desarrollo y las desigualdades.

El mito de la focalización se cae como estrategia eficiente. Igual que el de la clase media emergente, conformada por autoempleados o subempleados en la precariedad laboral que van a engrosar las filas de la pobreza. Repensemos lo hecho.

Una nueva visión

Federico Arnillas, presidente de la MCLCP

La pobreza es vista desde una perspectiva multidimensional y multicausal, ahondada en el factor monetario por la pandemia. Debemos entender no solo las manifestaciones de la pobreza, sino también los factores que la reproducen y generan desigualdades.

Que la idea central del diálogo sea preguntarnos cómo estos nuevos determinantes –el coronavirus, en este caso– ponen al centro la vida y están modificando la manera en la cual esta multidimensionalidad de factores interactúan entre sí y generan situaciones más complejas para enfrentarlas.

Sumado a la necesidad de nuevas estrategias y ángulos. Este es un fenómeno que nos sorprende y no solo afecta a los seres humanos, sino a la naturaleza que nos rodea.

Hambre Cero, el primer hito

Silvana Vargas, ministra de Desarrollo e Inclusión Social

Comparto la visión de transitar de un enfoque monetario a uno que mida la pobreza multidimensional, como una apuesta del Estado que complemente a este factor, y que priorice a aquella población que experimenta un conjunto de privaciones que la pandemia pone en evidencia.

Hay que ponernos de acuerdo para ir hacia adelante e incorporar otras voces, otras miradas. No seguir más hablando entre nosotros. Hambre Cero es el primer hito de una ruta que va a comprometer a distintos sectores a favor de la reducción de las brechas de inseguridad alimentaria.

No es lo único que vamos a hacer. Las poblaciones tienen que ser caracterizadas para diseñar, distinguir y proponer intervenciones específicas.

Trasfondo humano

Gastón Garatea, sacerdote de los Sagrados Corazones

La lucha contra la pobreza es un problema fundamentalmente humano. Cómo se estructura el trabajo para combatirla me deja tranquilo, aunque hay un trasfondo al que debemos enfocarnos: ¿cómo fabrico mi pobreza? ¿Cómo mi falta de capacidad para abrirme me impide luchar contra mi pobreza?

Hay que darnos cuenta de que la pobreza no es un problema personal, sino un problema mucho más global que divide a la gente. Sumado a que vivimos en este momento una crisis muy inhumana.

Hay cosas que no se pueden explicar, dado que la gente sufre porque piensa que le tocó ser pobre, y así es y así será. Se aflige la persona y se consume creyendo que va a vivir y morir pobre. Hay que hacerlas luchar para salir de esto.

Cambios agresivos

Javier Abugattás, presidente del Ceplan

Se requiere un enorme esfuerzo para dejar el corto plazo y enfocarnos más allá. El Acuerdo Nacional a inicios de la pandemia forjó un núcleo para abastecer y proteger a las cadenas productivas y evitar daños.

Lamentablemente, las reacciones no fueron fuertes y dañaron a la persona, familias y comunidades. Debemos atacar la pobreza y evitar daños para lograr una vida digna para todos. Por ejemplo, en nuestro país nacen cerca de 1.500 niños y niñas al día y, de este total, aproximadamente 80 nacen con un peso por debajo del debido.

Ello refleja que no se están atendiendo las alertas desde el embarazo. Similares problemas lastramos en atención primaria, sea para el adulto mayor o personas con discapacidad.

Infografía - La República

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.