Industria de apuestas en Latinoamérica registra aproximadamente 5.000 millones de dólares

Economía LR

larepublica_pe

23 Oct 2020 | 16:28 h
Industria de apuestas viene creciendo en el país y en Latinoamérica.
Industria de apuestas viene creciendo en el país y en Latinoamérica.

Según un estudio de Sherlock Communications, En Perú, el 18% de encuestados señaló que realiza apuestas una o más veces a la semana, mientras que un 12% indicó que esta actividad solo ha hace para grandes eventos.

La pandemia de la COVID-19 ha generado cambios, como en la industria de juego en Latinoamérica, la que ha experimentado cambios generalizados a medida que las empresas de apuestas migran a la digitalización, además que los casinos se vieron obligados a cerrar sus puertas. Según un estudio de Sherlock Communications, esta industria abarca 5.000 millones de dólares en la región y se encuentra en pleno apogeo en Perú.

El estudio ‘Una gran apuesta: el mercado latinoamericano de apuestas en pleno desarrollo’ comprende a las principales economías de Latinoamérica (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), además de registrar una encuesta de la plataforma de investigación Toluna, a más de 3.000 residentes de estos países.

Uno de cada cuatro encuestados reveló que nunca hizo una apuesta, pero cerca del 39% de los encuestados lo hicieron “unas pocas veces”. Por su parte, en Brasil y Perú, el 18% contó que apostaba más de una vez a la semana. El informe deja en claro que cada país debe ser analizado dentro de su propio contexto. Por ejemplo, los brasileños juegan más que cualquier otra nacionalidad, pero alrededor del 20%, el doble que Chile y cuatro veces más que México, considera que el juego debería ser ilegal en su país.

“Nuestro informe muestra la necesidad -y de hecho el deseo- de regulaciones claras y concisas”, señaló Patrick O’Neill, socio gerente de Sherlock Communications. “Los países donde las apuestas no están reguladas son menos atractivos para las empresas internacionales, así como más peligrosos para los consumidores”, añadió.

En el caso del mercado peruano, se detalla la ardua competencia que hay en las casas de apuestas y también la frecuencia, dado que 18% apuesta una o más veces a la semana, pero también hay que sumarle que el 16% que lo hace una o varias veces al mes, mientras que el 37% lo ha hecho algunas veces en su vida y el 12% apuesta en grandes eventos como un mundiales o la Copa América.

El informe encontró que cuando se trata de seleccionar un embajador de marca para ayudar a atraer clientes potenciales, los criterios varían de un mercado a otro. Así como en Colombia y Brasil se prefiere a un jugador profesional, los encuestados en Argentina, Chile, México y Perú creen que un presentador de televisión mejoraría el perfil de la casa de apuestas. Más de uno de cada cinco de los encuestados considera que un futbolista es un embajador eficaz, pero aún así existen diferencias, ya que los ciudadanos de Colombia, por ejemplo, apuntaron a que el éxito es más probable cuando se utiliza un ídolo local, mientras que en Perú prefieren una estrella internacional.

Los latinoamericanos, sin embargo, están de acuerdo en lo que les ayudaría a decidir qué compañía de apuestas utilizar. Alrededor del 62% de todos los encuestados mencionaron las apuestas gratuitas y las ofertas especiales como el principal motivo para elegir una casa de apuestas. Solo en Colombia priorizaron un sistema de pago simple (60%) sobre las promociones atractivas (58%). Un sitio web de fácil navegación y compatible con dispositivos móviles es otro criterio importante, al igual que la compatibilidad con el idioma local.

En lo que respecta a los casinos, Brasil es el único país entre los encuestados donde no se permiten los establecimientos físicos, aunque la aprobación y la legislación están pendientes. Los encuestados brasileños consideran que, de aprobarse, podría ayudar a que la economía crezca (30%), a atraer más turistas y dinero (43%) y generar empleos (40%). No obstante, también hay preocupaciones: cerca del 30% de los encuestados en la región creen que un casino puede aumentar la adicción al juego e incluso a la bebida. En Brasil, el 23% de quienes fueron parte del estudio también piensa que podría producir un aumento en el lavado de dinero.