Día del agua: ¿Cómo reducir la pérdida hídrica en la agricultura?

Anie Torres
22 Mar 2019 | 5:00 h

Se estima que para el año 2050 existirán 9.5 mil millones de personas en el mundo, por lo que se deberá aumentar en 60% la producción de alimentos y para ello, la agricultura deberá usar eficientemente el agua. 

El agua en la agricultura es fundamental. De este recurso depende el crecimiento de las plantas, la maduración de las frutas o tubérculos, y de ello, se logra que millones de personas a nivel mundial gocen de una buena alimentación. 

Se estima que al 2050 existirán 9.5 mil millones de personas viviendo en el planeta, por lo que la agricultura deberá aumentar hasta en 60% su producción para satisfacer la demanda. Frente a ese reto, deberá usar eficientemente el agua, un recurso cada vez más escaso.

PUEDES VER Osiptel confirma multa de más de S/1 millón a Bitel

Pero ya habría una solución. Recientemente la Unión Europea recomendó a los agricultores a aplicar nitratos, no solo por su efecto positivo en la gestión del agua, sino porque emiten una cantidad considerablemente menor de emisiones de gases de efecto invernadero, señala Patricia Rodríguez, gerente de agronomía de Yara de México.

Al respecto, la especialista explica que el nitrógeno al momento de fertilizar los cultivos permite una adecuada gestión del agua.“El suministro balanceado de nutrientes reduce la pérdida por evaporación en el suelo. En cultivos extensivos (papa, maíz, arroz, etc), el impacto de una deficiencia severa de Nitrógeno puede perder hasta 15 metros cúbicos de agua al día; mientras que la aplicación de Nitrógeno en cantidades óptimas reduce la pérdida a una tercera parte”, señala.

En el marco del Día Mundial del Agua, la agricultura aún tiene el importante reto de reducir el uso del recurso en los campos de cultivo. A escala global, esta actividad consume el 70% del agua dulce y presenta una tendencia al ascenso en cuanto a necesidades hídricas. 

Ahorro

Otro punto importante a tomar en cuenta es la cantidad de agua que el agricultor ahorraría si aplicara una fertilización balanceada de nutrientes. Según las cifras de Yara, un suelo con bajos niveles de Nitrógeno necesita alrededor de 600 litros para producir un kilogramo de granos, a diferencia de un suelo fertilizado adecuadamente que necesita 380 litros para producir la misma cantidad de alimento.

"Las prácticas de manejo orientadas a reducir las pérdidas de nitrógeno y mantener la productividad agrícola deben optimizar el uso de nitrógeno y agua simultáneamente. La mejora de ambos elementos en la agricultura de forma sincronizada tiene más ventajas a nivel productivo y medioambiental que su mejora por separado. Ambos se obtienen con una adecuada fertilización mineral con micronutrientes", finalizó la especialista. 

Video Recomendado