Trabajo forzoso será sancionado con multa y cárcel

Magda Quispe
h

La propuesta va en concordancia con las normas constitucionales y la dignidad humana. 

 

Con 76 votos a favor, cero en contra y cuatro abstenciones, el Pleno aprobó ayer que se incorpore en el Código Penal el artículo 168-B, que sanciona penalmente a la exigencia de trabajo forzoso.

Asimismo, implementa los niveles adecuados de protección penal de la libertad de trabajo y la dignidad humana, en concordancia con las normas constitucionales y los convenios internacionales aplicables al Perú.

PUEDES VER Gobierno lanza línea gratuita para denunciar acoso sexual en el trabajo

La iniciativa plantea que aquel que somete u obliga a otra persona, a través de cualquier medio o contra su voluntad, a realizar un trabajo o prestar un servicio, sea retribuido o no, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de 6 ni mayor de 12 años y multa de 100 a 200 días.

La misma pena se impondrá a quien adquiere, almacena, negocia u oculta los bienes producto del trabajo o servicio que se describe en el párrafo anterior, de cuyo origen ilícito tenía conocimiento.

Asimismo, la pena será privativa de libertad no menor de 12 años ni mayor de 15 años y multa de doscientos a trescientos días. Si se produce la muerte de la víctima, la pena es no menor de veinte ni mayor de veinticinco años. Se aplica la misma multa prevista en la agravante precedente.

El presidente de la Comisión de Justicia, Alberto Oliva Corrales, señaló que el proyecto de ley, busca incorporar un párrafo respecto de las actividades de comercialización, adquisición, venta, almacenamiento o negociar los bienes producidos en un contexto de trabajo forzado. Para este ilícito se propone una pena privativa de la libertad no menor de uno ni mayor de cuatro años.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de la Mujer, Tania Pariona Tarqui, sostuvo que para garantizar la autonomía personal, en cualquiera de sus manifestaciones, se debe exigir al Estado, en primer lugar, la creación de pautas o reglas jurídicas que aseguren a todas las personas la posibilidad de realizar sus planes de vida. 

La propuesta fue aprobado en primera votación y exonerado de segunda votación con 79 votos a favor, dos en contra y cinco abstenciones.