ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora inicia la ley seca y todo sobre los comicios de este domingo
Deportes

El fútbol también se detuvo: ¿qué pasó con los Mundiales en tiempos de guerra?

A raíz de la guerra entre Rusia y Ucrania y su posible repercusión en la realización de Qatar 2022, repasamos las tandas mundialistas que no se ejecutaron debido a conflictos bélicos.

El Mundial de Fútbol de 1942 se iba a jugar en Alemania. Foto: EFE/Diario Marca
El Mundial de Fútbol de 1942 se iba a jugar en Alemania. Foto: EFE/Diario Marca
Arantxa Pozo

La guerra entre Rusia y Ucrania ha generado una fuerte incógnita en el mundo deportivo: la realización del próximo mundial de Qatar 2022 en el mes de noviembre. Si bien aún faltan algunos meses para celebrar la máxima tanda mundialista, la creciente violencia y la negativa de Polonia, Suecia y República Checa de jugar el repechaje en territorio ruso ponen sobre la mesa las posibles repercusiones en los futuros eventos de talla mundial. No obstante, esta no sería la primera vez que un conflicto bélico detiene una Copa del Mundo.

En el mes de setiembre de 1939, el líder del Partido Nacionalsocialista de Alemania, Adolf Hitler, ordenó la invasión a Polonia que desencadenaría la Segunda Guerra Mundial. Durante seis años, el mundo estuvo sumido en el caos de un conflicto que enfrentó a las grandes potencias de la época, pero que afectó a millones de personas en el planeta. Jamás se había vivido un enfrentamiento de tal magnitud.

El tiempo que duró la guerra, las competiciones deportivas, y en específico los mundiales de fútbol —que en la época ya se celebraban cada cuatro años—, tuvieron que detenerse. Algunos de los jugadores europeos que esperaban poder disputar una Copa del Mundo aguardaron por su pronta restitución. Otros eligieron ir al frente de batalla, donde lamentablemente perdieron la vida.

El Mundial del Führer

Según el portal web Muy Interesante, la primera tanda mundialista que se vio afectada por la Segunda Guerra Mundial fue, curiosamente, Alemania 1942. Unos años antes, precisamente en 1936, fecha en la que también organizaron los Juegos Olímpicos, el país germano se ofreció como candidato para albergar el certamen de fútbol y compitió contra Argentina y Brasil para obtener la sede. Finalmente, la FIFA decidió otorgársela a la nación europea en una polémica resolución que no llegó a anunciarse, pero que también envolvió la realización de la Copa del Mundo de Francia 1938 en medio de rumores bélicos.

Pese a la posición de la FIFA de no cancelar el Mundial a causa de la guerra, la tanda mundialista terminaría posponiéndose luego de los bombardeos y posteriores invasiones a Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo.

El Mundial imaginario

Debido a que jamás se llegó a elegir una sede concreta para la tanda mundialista de 1946, muchos aficionados han jugado con la imaginación colectiva a lo largo de los años. La opción más viable para ser el país anfitrión de la Copa del Mundo del año posterior a la guerra fue el excandidato Brasil.

De ese modo, la nación carioca pudo albergar la competencia cuatro años antes del recordado Mundial de 1950, que coronó a Uruguay en el épico ‘Maracanazo’, según una publicación de ESPN.

Sin embargo, Alemania, Japón, Rumania, Hungría y el campeón de 1938, Italia, no habrían participado debido a su accionar en la guerra como países del Eje.