Alberto Valenzuela sobre Lima 2019: “Las sedes están en nivel internacional”

El director del Proyecto Especial Legado hace un balance de su gestión, a dos años del punto de quiebre que significó Lima 2019 en el deporte peruano.

Alberto Valenzuela destacó los procesos de vacunación en las sedes de Lima 2019. Foto: Legado
Alberto Valenzuela destacó los procesos de vacunación en las sedes de Lima 2019. Foto: Legado
Julio Estrada

Al cumplirse dos años de Lima 2019, cabe hacer una reflexión sobre cuánto hemos avanzado en materia deportiva. La República conversó al respecto con Alberto Valenzuela, director del Proyecto Especial Legado, iniciativa que, además de mantener y poner en marcha las sedes que dejaron los Juegos Panamericanos, adquirió una importancia vital en la gestión, construcción y operación de proyectos dedicados a combatir la pandemia.

- ¿Cuál es el balance que hace de estos dos años de Legado?

El balance es exitoso y nos hacen confirmar que hubo un antes y un después de Lima 2019. Dos años después podemos decir que, en un ambiente deportivo golpeado por la pandemia, Perú ha dado un vuelco, ha conseguido el gran cambio que se necesitaba en el deporte para el futuro. Yo espero la participación de más sectores en esta estrategia que ha funcionado. Lima 2019 inspiró un gran cambio en la mentalidad del país.

- ¿Siente que se ha cumplido el objetivo trazado?

El mantenimiento de infraestructura a nivel olímpico en cualquier país es un enorme reto y todas las sedes están en condiciones de nivel internacional. Tener tantos deportistas entrenando y compitiendo, incluso muchos de los que están ahora en Tokio hicieron su preparación en las sedes, genera un sentimiento de orgullo, de autoestima nacional y de darte cuenta que lo que hacen estos chicos es lo que tenemos que hacer nosotros todos los días.

En el mundo hay de los buenos ejemplos, como lo que quedó de Londres 2012, y de los malos, por ejemplo, el abandono de algunas sedes de Río 2016. Aquí hemos aprendido de los buenos, hemos pasado de la percepción de que iba a haber abandono o ‘elefantes blancos’ a convencer a los críticos. Podemos demostrar, después de dos años, que las sedes están vivitas y ‘coleando’ y que el nivel olímpico se sigue manteniendo.

- ¿Y fuera de lo deportivo?

El otro gran reto fue integrar al ciudadano con sus sedes. No queremos que el ciudadano esté de espalda a estas sedes, queremos que se apropie de un espacio que es público y que pueda entrar con la mayor normalidad. Queremos que sea como el Metropolitano, que empezó como una obra de un alcalde y ahora pasó a ser un servicio que el ciudadano ha hecho suya.

- ¿Y cómo se logra esa integración?

Adicionalmente al trabajo que hacen los deportistas y nosotros de mantenimiento, en paralelo llevamos tareas de integración urbana, que incluye la vacunación, los mercados itinerantes y la integración de los vecinos en el deporte en la sede.

- ¿Hay alguna de las sedes donde ya se esté logrando esto?

Sí, en el Complejo de Villa María del Triunfo tenemos todo eso. Hay pocos espacios amplios en VMT para poder patinar, bailar, para que los niños monten bicicleta, etc. Los vecinos programan su ingreso para hacer sus actividades. Entonces, en el Complejo tú tienes el alto rendimiento con los vecinos entrenando. Para eso el gran reto es tener un mantenimiento y la operación que involucra los protocolos y la administración de los flujos, para que no se crucen.

Para Alberto Valenzuela, el mantenimiento de las sedes ha estado a nivel internacional. Foto: Legado

- ¿Ya se reanudó el deporte en todas las sedes?

Sí, las selecciones de rugby, hockey, softbol y béisbol han venido utilizando la sede en VMT. En la Videna tenemos chicos entrenando todos los días y ya se han hecho torneos. En el Complejo Panamericano Costa Verde entrenó Ángelo Caro. En Villa El Salvador ya se ha desarrollado el torneo nacional de vóley.

Para nosotros también fue un reto reactivar todo. A la par que hacíamos hospitales, arrancamos con bádminton, se vino el judo y de ahí los demás paso a paso. La pandemia afectó un poco pero hemos demostrado que estamos en la capacidad de albergar torneos internacionales, como el Mundial de Para Tiro que tuvo presencia de 44 países, 18 países en el Panamericano de ciclismo, el Sudamericano de atletismo, la maratón que partió de la sede de la Costa Verde, etc.

- ¿Hay algún deporte que no se haya reactivado?

Paleta frontón no ha regresado a pesar que los campos están ahí listos. Otro caso es el del básquetbol que vive un drama que el país tiene que asumir, a mí se me parte el alma cuando veo que varios chicos se ven estancados. Sin embargo, hemos tomado contacto con la liga y hay un proyecto que ellos tienen y nosotros vamos a darle todo el apoyo en las sedes y la logística.

- ¿Qué pasó con el Polígono de Tiro de Las Palmas?

Estuvimos lejos del polígono por mucho tiempo. A solicitud de la FAP entregamos la sede en diciembre del 2019, después vino el problema. Nicolás Pacheco me llamó y me dijo: “Alberto, necesitamos entrenar”. Entendimos la urgencia, hablamos con la FAP, con la Ministra de Defensa y logramos hacer un convenio. El comandante general tuvo la generosidad de poder aceptar el ingreso de los deportistas con la garantía de que nosotros íbamos a hacer el mantenimiento. Los deportistas pudieron volver e incluso se hizo el Mundial de Para Tiro.

- ¿Y en la de remo en Huacho? Ahí tampoco se puede entrenar.

La sede de Huacho, que no manejamos actualmente, pasó al Gobierno regional y, como es una reserva, a veces se tiene mucho cuidado. Sé que la Federación busca un convenio con el Gobierno regional, pero si nos toca volver a hacer gestiones como lo hicimos con el Polígono de Las Palmas, lo haremos.

En la Videna se viene construyendo el Centro Especializado en Medicina Deportiva. Foto: Legado

Aliado contra la pandemia

La Villa Panamericana se ha convertido en un lugar clave para la recuperación de pacientes, pero su implementación no ha sido el único aporte de Legado a la lucha contra la COVID-19.

- ¿Cómo inició Legado a trabajar de la mano con el Ejecutivo?

Todo nace del propio deporte. Trabajando con los deportistas tratamos de identificar qué les faltaba. Pedimos ayuda al Minsa para los test de COVID-19, al Gobierno para repatriar deportistas, etc. Ahí inició una relación que después correspondimos con la implementación de la Villa Panamericana para tratar casos de coronavirus. Luego vieron la experiencia en gestiones operativas ágiles y nos encargaron otras cosas.

- ¿Qué proyectos se emprendieron?

Nos solicitaron la construcción de hospitales, construimos 10 en cinco regiones. Entregamos los primeros seis en 30 días, completamente implementado, algo que nadie hubiera pensado. Como vieron que hicimos bien lo del oxígeno en los hospitales, el ministro Ugarte nos pidió implementar 20 plantas de oxígeno para 14 regiones. En esta semana ya estamos terminando.

Además, pusimos a disposición el CAR de Surf en Punta Rocas como albergue temporal para trabajadores del INS, quienes pasaron de hacer 600 pruebas al día a hacer 3.000.

- ¿Y durante el proceso de vacunación?

Tenemos ahora 31 centros de vacunación, los que más vacunan en el país y un modelo nuevo con congeladores, almacenes y un flujo ordenado. Además, miles de voluntarios que estuvieron en Lima 2019 brindan su apoyo y la gente se queda maravillada cuando coincide con deportistas que hacen sus entrenamientos.

Lo qué depara el futuro

- Se supone que a inicios del 2022 se deben entregar las sedes. ¿Continuará el Proyecto Legado?

El Proyecto tiene su origen en un decreto de urgencia y tiene una vigencia de dos años con la posibilidad de renovarse hasta dos más. Este es el mismo modelo que se ha usado para Londres 2012 y se contrapone a otros eventos que no cuidaron su Legado, algo que ya vivimos con los Bolivarianos. Este modelo funciona y debería continuar para consolidarse en el tiempo.

- ¿De quién depende a decisión?

La decisión depende en general de la PCM. Hemos alcanzado los sustentos al MTC, los informes, lo que se ha logrado y lo que se aspira conseguir, ya conocen el modelo. Muchos aún piensan que invertir en infraestructura deportiva es inútil, nosotros estamos esperando al nuevo MEF para demostrar que eso no es así. Para eso hemos desarrollado un calculador del valor social del impacto de las sedes, para demostrar que la inversión en deporte no es un gasto.

- En su opinión, ¿por qué las sedes deberían quedarse a cargo de Legado y no, por ejemplo, del IPD?

En general, si algo funciona, no lo arregles, déjalo que funcione porque se puede estropear. Los retos que tiene el sistema deportivo es una agenda pendiente aún y es muy importante que exista una contraposición entre entidades, una complementariedad. El IPD tiene una experiencia lograda en trabajar con atletas de alto rendimiento. Vamos con Tokio es una buena experiencia, pero para eso se necesita infraestructura deportiva del mejor nivel. El objetivo es que los atletas, el IPD y las Federaciones se puedan concentrar en desarrollar el deporte que de la infraestructura y logística nos encargamos nosotros.

Newsletter Deportes LR

Suscríbete aquí al boletín Deportes La República y recibe de lunes a viernes en tu correo electrónico todas las novedades del deporte nacional e internacional.