La montaña rusa de Rafael Nadal

Sincero. La raqueta número uno del mundo hizo un repaso de su carrera profesional en este 2019. “Viví cosas enormemente positivas y otras sin duda duras”, señaló.

Pura potencia. Nadal tuvo una gran temporada en la que ganó dos Grand Slams.
Pura potencia. Nadal tuvo una gran temporada en la que ganó dos Grand Slams.

Madrid

La raqueta número uno del mundo hizo un balance del 2019, un año complicado que termina siendo uno de los mejores de su carrera (dos Grand Slams, número 1, Copa Davis y otra final de Grand Slam). Lesión tras lesión, Rafael Nadal cayó mentalmente y solo en Barcelona, en el Conde de Godó, pudo comenzar a ver la luz y a darse la oportunidad que sin duda aprovechó en Roma para despegar definitivamente.

PUEDES VER Lawn Tennis será sede de Perú vs. Suiza

“La temporada fue fantástica en todos los sentidos y con diferentes tramos. Viví muchas cosas, algunas enormemente positivas y otras sin duda duras. Por suerte, hubo un momento concreto en el que cogí una dinámica buena y ya no la solté. Pero no puedo olvidar lo que pasó en el primer mes. Venía de un 2018 tenísticamente muy bueno, pero muy complicado a nivel físico. Solo terminé siete torneos con muy buenos resultados. Acabé como número dos del mundo y todo quedó en menos. A principios del 2019 me tuve que bajar de Brisbane, por una rotura en el cuádriceps. Son cosas que se olvidan, sí, pero en ese momento te van quemando interiormente”, señaló el español para hablar sobre la eterna rivalidad con Roger Federer.

PUEDES VER Mike Tyson le enseña a boxear a Serena Williams: “No quisiera subirme al ring con ella” [VIDEO]

“Para mí ya es una satisfacción formar parte de la historia de nuestro deporte. Yo desde los ocho años he trabajado, he entrenado y me he esforzado. Estar en la situación en la que estoy con 33 ya es un logro increíble. Estamos en unos números que eran inimaginables. Para mí estar en ese grupo es un gran honor”, acotó para luego asegurar que no le quita el sueño superar al suizo, quien cuenta con 20 títulos individuales en torneos de Grand Slam.

“Puede ser, pero lo lógico es que no. Yo sigo con mi forma de entender mi carrera. Hago mi camino, porque uno no puede estar siempre frustrado y con una ambición desmedida”.

Sabía que

Realista. Nadal hizo hincapié en la importancia de su vida personal e íntima. “Es mucho más importante que la deportiva y, si Dios quiere, más larga. Es más importante ser persona que ser deportista”, indicó.