MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
PARTIDOS 29 DE NOVIEMBRE - ¿Qué equipos se enfrentarán este martes por el Mundial Qatar 2022?
PARO DE TRANSPORTISTAS EN VIVO - Gremios niegan tregua y se reúnen con Ejecutivo este lunes 28
Datos lr

El número de la mala suerte: ¿sabes por qué no existe un piso 13 en los edificios?

Varias construcciones omiten colocar este número, por lo que en muchos ascensores no lograrás encontrarlo. ¿Lo habías notado? Aquí te contamos la razón detrás de ello y sus consecuencias.

El temor al número 13 ha hecho que varios edificios decidan quitarlo de la enumeración de los pisos. Foto: Buenamente
El temor al número 13 ha hecho que varios edificios decidan quitarlo de la enumeración de los pisos. Foto: Buenamente
Elizabeth Condori

No. No se olvidaron de ponerlo. Existe una razón para que el piso 13 no esté en decenas de edificios. ¿A qué se debe? Pues resulta ser una solución para las personas que sufren de triscaidecafobia y tienen temor a este número.

La superstición que ha acompañado a este número ha logrado que sea evitado a toda costa por cualquier sujeto. Esto porque se le ha atribuido todas las cosas negativas que le pueden pasar a quien sea sí lo usa.

Tal ha sido el impacto del 13 que, incluso, los edificios lo han omitido en sus instalaciones. Así, según una encuesta revelada por la marca Otis, más del 85% de los ascensores que fabrican no colocan el botón 13 para los edificios en Estados Unidos.

De tal forma, algunos la sustituyen por un 12A, 12B o por la letra M (la decimotercera del abecedario). Además, algunos son más sutiles y la nombran para evitar confusiones, por ello, puede ser llamada como “cafetería”, “oficinas” u otra que el dueño del lugar decida usar.

¿Qué es la triscaidecafobia?

Como mencionamos, este miedo irracional ha influido en las construcciones. Esto debido a la triscaidecafobia, un término griego que denomina el temor severo que da el número 13 en las personas y que en muchas oportunidades puede generar ansiedad, mareos, dificultad para respirar y pánico.

¿Cómo comenzó el temor al número 13?

Según menciona el medio El País, este miedo es un fenómeno antiguo que se remonta a la historia religiosa de la última cena. Esta popular teoría tuvo lugar debido a la cantidad de personas que estuvieron como invitados en la cena de Jesús, donde el número 13 en llegar fue Judas, la persona que lo traicionó.

Así también, existe la leyenda hindú que considera las reuniones de 13 personas desafortunadas, por lo que evitan que ese número. Asimismo, en la cultura nórdica sucede lo mismo, el invitado decimotercero traería mala suerte.

Por ello, en la actualidad, este temor se ha generalizado, a tal punto que está presente en docenas de manifestaciones culturales a lo largo de los siglos, como la creación de películas bajo esta temática o evitar el número en cualquier nombre o proyecto a realizar.

El edificio Burrard Place en Vancouver no tiene diversas plantas por las supersticiones númericas. Foto: Daily Hive

Consecuencias de no usar el número 13 en los edificios

Aunque al evitar utilizarlo para enumerar los pisos, habitaciones u otros espacios ha generado ciertas consecuencias, algunas de ellas se debe a la confusión que puede ocurrir en situaciones de emergencia. Por ejemplo, si el piso entero se elimina y no se le sustituye por otra nominación como la 12A o M, ante un problema cuando se pida ir al piso 18 se debe tener la seguridad de que realmente se refiere a esa planta y no a la 17 o 16, ya que en muchas oportunidades las personas se confunden al referirse a un piso que pueden creer algunos que no existe en el edificio.

Algunos elevadores no colocan el número 13 ni otro botón para identificarlo. Foto: El País

¿El 13 es el único número que evitan los edificios?

Si bien este número de la mala suerte no es el único que no utilizan las construcciones. Al igual que se evita poner el decimotercer botón en un ascensor, algunos lugares también evitan colocar el número 4. Esto proviene de las supersticiones asiáticas en países como China, Japón, Vietnam y otros. Este temor lleva el nombre de Tetrafobia, por lo que muchas personas tratan de evitar, a toda costa, usarlo en su vida diaria.