LR DATA - Solo hay un resonador magnético operativo por cada 10.000 pacientes con cáncer
Datos lr

Antes fue una cárcel: la controversia en torno a la construcción del hotel Sheraton

Inconcluso. Se le atribuye responsabilidad a 2 expresidentes por el derrumbe y la edificación. Conoce más detalles aquí.

La Penitenciaria de Lima y, a su lado, la construcción que se levantó a su demolición, el hotel Sheraton. Foto: composición Jazmin Ceras/Lima la única/La República.
La Penitenciaria de Lima y, a su lado, la construcción que se levantó a su demolición, el hotel Sheraton. Foto: composición Jazmin Ceras/Lima la única/La República.
Sebastián Meza

Los transeúntes del centro de Lima suelen pasar apresurados ante el hotel Sheraton sin saber que allí mismo fueron encarcelados Augusto Leguía y Manuel Odría. Ignoran que en el cuadrado que integra el Centro Cívico y el Real Plaza fue baleado el inocente Jorge Villanueva, conocido mediáticamente como el “Monstruo de Armendáriz“. Omiten, además, que el terreno ocupante de la Penitenciaria de Lima fue entregado por el Estado como pago a una empresa extranjera.

Historia del derrumbe

1961, segundo gobierno de Manuel Prado. El 6 de junio de aquel año diarios como El Comercio informaron que algunos reos que cumplían condena en la Penitenciaria de Lima fueron llevados a El Frontón y al penal del Sepa. A 35 reos que habían pagado tres cuartas partes de su encierro se los excarceló, de acuerdo a una ley promulgada entonces.

Conocida la pronta demolición de la cárcel, el descontento social aconteció no solo por la liberación de presidiarios, sino porque no se construyó inmueble alguno que albergara a los demás presos. La consecuencia fue inmediata: sobrepoblación de los centros existentes.

Lazy loaded component

Diez días después, los medios de comunicación dieron a conocer una presunta venta del terreno, enfáticos en la crítica. Se calificó de “apresurado“ el derrumbe del local de la Penintenciaria, “sin considerar su importancia histórica ni el serio problema que se creaba al no contar previamente con un nuevo Establecimiento (sic) que lo reemplazara (...) se ha demostrado que el objetivo principal del Gobierno es la venta de los terrenos de dicho Penal (sic) y que esa venta no cuida debidamente los intereses fiscales“, reseñó el rotativo referido.

El 23 de junio de 1961 el Ministerio de Justicia envió al Parlamento un proyecto de ley para eximir a 200 reos más de lo que se había propuesto el 18 de noviembre de 1960 (se autorizó la liberación de 100 presos bajo condiciones especiales). Se pretendió libertar a 330 presidiarios; es decir, la tercera parte de la población penal total de Lima, que eran aproximadamente 2.000 presos.

La cartera de Justicia respondió a la denuncia de El Comercio dos días después de remitida su propuesta al Congreso. El departamento del Estado argumentó, eludiendo a los otros 30 carcelarios perdonados de cumplir su pena total a inicios de junio de 1961:

“Con el motivo de la demolición del viejo local penitenciario y la iniciación de las nuevas construcciones, se ha propuesto el indulto de 300 sentenciados, con un sentido de conmemoración, y no porque el Ministerio carezca de locales para mantener los recluidos. Desde hace muchos años, con motivo de las Fiestas Patrias se promulga una Ley concediendo Indulto a 100 sentenciados. Ahora solo se pide por razón de la conmemoración aludida el Indulto de 200 más”.

Permisos para la licencia de construcción

1970, Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas de Juan Velasco Alvarado. Ese año comienza a construirse el hotel Sheraton, el primero en ser cinco estrellas de una cadena internacional en Perú, para tres años más tarde ser inaugurado.

Con un discurso antiimperialista de izquierda, Velasco consideró al sector de telecomunicaciones como parte estratégica de la seguridad nacional del país. Para efectuar su plan tuvo que nacionalizar la Compañía Peruana de Teléfonos Sociedad Anónima, propiedad en un 60% de la compañía norteamericana International Telephone and Telegraph Corporation (ITT) desde 1930.

Fue mediante un decreto supremo, documento de emisión exclusiva del Ejecutivo, que compró las acciones de ITT. El expediente H-3091 de la comuna capitalina al que tuvo acceso este diario confirma que se designó parte del terreno que ocupó la Penitenciaria de Lima. Se detalla lo siguiente:

“El supremo gobierno ha celebrado un contrato por escritura pública extendida ante el notario el doctor Orihuela Iberico con fecha 7 de abril de 1970 con International Telephone and Telegraph Corporation (ITT), ITT Sheraton Inc. y Hoteles Sheraton del Perú; por el cual se ha convenido que sobre el terreno que el supremo gobierno adjudicara a favor de ITT (el de la Penintenciaria), conferente a la av. Paseo de la República esquina con Av. España, esta última ya sea directamente o a través de sus filiales, deberá construir un hotel de 490 cuartos ajustándose a los términos y condiciones comprendidos en el citado contrato”.

Además, la gestión de Velasco Alvarado exoneró de arbitrios municipales a la empresa Sheraton a favor de la construcción de la instalación y equipamiento del inmueble.

Hotel Sheraton cambiará de nombre a partir de agosto

Conocido como Sheraton Lima Hotel and Convention, dicho nombre estuvo vigente hasta el pasado 31 de julio. A partir de agosto, el famoso edificio ubicado en el Centro de Lima pasará a llamarse Sheraton Lima Historic Center.

El Hotel Sheraton en la actualidad. Foto: Trivago

Según la compañía extranjera, el cambio de nombre se realiza con el objetivo de fortalecer el lazo que existe entre el Centro Histórico de Lima y el citado edificio.

Actualizado por Emely Matos.