Los muros le hablan con poesía a la ciudad

@larepublica_pe

06 Mar 2021 | 4:45 h

Poesía al paso. Un joven se detiene en su camino para leer un texto de Giovanna Pollarolo en la muestra de Larco Herrera. Foto: Mathé Proyectos

Musas. En los muros del hospital Larco Herrera se exhibirá muestra de poemas de poetas peruanas como un homenaje por el Día Internacional de la Mujer.

No siempre los muros son silenciosos. Recogen pintas de huelgas y protestas, gritos de rebeliones o revoluciones. Siempre le hablan a la ciudad. Esta vez, los muros del hospital de enfermos mentales Larco Herrera recogen la voces de 36 poetas peruanas en una muestra de poemas como homenaje al Día Internacional de la Mujer.

La Fundación BIK, en alianza con las librerías La Rebelde y Book Vivant, presentan la exposición “Un muro propio”, que reúne textos de poetas reconocidas y noveles. A lo largo del muro se han puesto paneles con poemas o fragmentos de poemas de Blanca Varela, Magda Portal, Carmen Ollé, Rocío Silva-Santisteban, Mariela Dreyfus, Andrea Cabel, Cecilia Podestá, Julia Wong, Virginia Benavides, Denisse Vega, Tilsa Otta y July Solís, entre otras. La curaduría es de Soledad Cunliffe, museografía de Sophia Durand y gestión cultural de Sonia Cunliffe.

Los ciudadanos que transiten por allí a pie, en bicicleta o en vehículos podrán leer los poemas. Aquellos que no puedan detenerse, cada texto tiene un código QR y podrán llevarse el poema en su celular.

“Esta muestra es un proyecto de la Fundación BIK, que trabaja los muros de la bondad. Esta vez busca enseñar la bondad a través de la literatura. La intención es empoderar a niñas, niñas que a futuro van a ser las mujeres que sostengan nuestro país”, afirma Sonia Cunliffe.

La idea de esta muestra surgió porque ahora, el 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer y también porque marzo es el mes de la palabra escrita. Por ello, optaron por celebrar las fechas juntas, como homenaje a la mujer poeta y homenaje a la palabra escrita, en este caso, la poesía.

“Nos dimos cuenta de que hay muchas poeta peruanas no visibilizadas, que no tienen espacio donde publicar sus poemas. Entonces, sin dejar de lado a las poetas reconocidas, acogimos a poetas jóvenes. En realidad, nosotros queríamos juntarlas a todas porque también queríamos mostrar, como en una línea de tiempo, cuál es el latir y sentir de la mujer peruana”, explica Cunliffe.

La mayoría de los poemas expresan una lucha frontal contra códigos represivos, el machismo y la subordinación que nuestra sociedad condena a las mujeres. En realidad, poemas en horas de lucha.

“Sí, no queríamos poner solo poemas de amor. Quisimos poner un poco de todo, como poesía de rebelión, poesía que tenga que ver con la política”, comenta Sonia Cunliffe.

Los poemas decantan las libertades del cuerpo y la conciencia. Emplazan, desde la perspectiva de la mujer, el racismos, machismo y todas las taras sociales que llevamos encima.

“Para mí, eso es poesía política, porque en realidad la mujer hace una política para salir de donde está confinada. Por eso el nombre de la muestra viene del libro Un cuarto propio, de Virginia Woolf. Ella es la primera mujer que escribe en nombre propio, es decir, en primera persona. Ella decía que la mujer solo necesita un cuarto propio y un poco de dinero para poder escribir, como diciendo que la mujer se las ve con todas para lo que quiere hacer”, justifica Sonia Cunliffe.

La selección de poemas no incluye textos de poetas de otras márgenes y sensibilidad, como la poesía que viene de provincia o los Andes.

“Es que este es el primer capítulo. Vamos a hacer muchos más. Por ahora, queremos que cuando la gente voltee la mirada a estos muros, no solo vea poesía sino tome conciencia que tras esos muros hay ciudadanos -los enfermos mentales- en absoluta vulnerabilidad”. concluye Sonia Cunliffe.

El dato

Poesía. La muestra podrá ser visitada a partir del 8 de marzo. El código QR dirige a un muro virtual donde hallará los poemas e información de cada una de las poetas.