“Abrazando sonrisas”: artistas realizan acompañamiento artístico-social a pacientes vía online

25 May 2020 | 14:37 h
Bibliotecólogos, bailarines, actores, psicólogos forman parte del proyecto. Algunos de sus miembros.
Bibliotecólogos, bailarines, actores, psicólogos forman parte del proyecto. Algunos de sus miembros.

El arte de acompañar. Psicólogos, actores, narradores y bailarines se reúnen en un proyecto sin fines de lucro que busca ayudar a personas afectadas directa o indirectamente por el covid-19 o por enfermedades crónicas. El objetivo, aliviar y entretener.

Antes, se posaban sobre las tablas y un público los acompañaba. Sin embargo, hoy, en plena pandemia, un grupo de artistas se entrega a la pantalla y empieza su función. El espectador es otro, un paciente afectado -directa o indirectamente- por el coronavirus, que los observa desde un dispositivo. El proyecto “Abrazando sonrisas” abre el telón a solo un clic de distancia para entretenerlos y acompañarlos.

Abrazando sonrisas surge como un llamado para comprender y apoyar a la naturaleza humana en tiempos recios. Su fundador, Álvaro Chala, director y actor de teatro, inició el proyecto a partir de su necesidad de hacer. “Sé que manteniendo el aislamiento ya estoy ayudando. Pero, pensaba en otra manera de actuar, de qué manera ayudar”, comenta.

De la manera más sensata, utilizó lo que mejor sabía hacer: actuar. Así, junto a sus compañeros y en colaboración con la ONG Cambiando Vidas, que brinda su plataforma para la difusión, empezó a desarrollar este proyecto. Se trata de un acompañamiento social, artístico y gratuito que ayuda a sobrellevar la angustia y el dolor generado por el contexto actual. No se trata de un tratamiento psicológico, sino de un programa dirigido para personas mayores de 18 años afectados por el covid-19, pero también por otras enfermedades crónicas.

PUEDES VER: Mariana de Althaus estrena obra teatral “Fantasma” vía online

Con solo un mes de creación, cuenta con sesiones programadas hasta la primera semana de junio, donde culmina la primera fase de este proyecto (y posterior continuidad de actividades). Sus 15 miembros, entre narradores, actores, bailarines y psicólogos, se organizan para cumplir con los pacientes, que son tratados de manera individual y con sumo cuidado. A cada uno de ellos, se les ofrece cuatro sesiones, donde siempre está presente un psicólogo a modo de observador, quien hace seguimiento y supervisa el contenido.

El equipo de psicología no trata a los pacientes directamente. No dan terapias, pero brindan líneas de apoyo de conocimiento público. Su trabajo es supervisar lo realizado en cada sesión. Pero no solo contribuyen con los pacientes, sino también con los artistas, pues vela por su vulnerabilidad y les brinda constantes charlas. Y es que Álvaro Chala comenta que no quieren descuidar ningún aspecto, pues lamenta que “no se nos ha educado sobre la salud mental”. Además, “todo lo desarrollado se guarda en un archivo para realizar una investigación científica”, agrega.

Las sesiones se realizan a través de la plataforma Zoom o videollamada por WhatsApp. Totalmente gratuito. Para solicitarlo, solo debes comunicarte con ellos a través de la página de Facebook de la ONG Cambiando vidas o los números telefónicos (962 347 933/ 924 291 801). Las llamadas solo se atenderán hasta esta última semana de mayo.

Puedes ver: Artistas realizan campaña solidaria para las comunidades de Loreto y Ucayali.

El encuentro: una sesión

Emely Mantilla, bibliotecóloga y artista que forma parte del proyecto, comenta que lo más difícil es generar la confianza en su primera intervención. Esa, en sus palabras, es la primera parte de su funciones en una sesión que dura aproximadamente 40 minutos y cuyo vínculo de por medio es el dispositivo.

Con algunos nervios encima, inicia su performance. Mantilla apela a la resilencia, no promete, ni engaña. Pero entiende que la mejor forma es avanzar, en pasos lentos, seguros y largos. Sus frases, también asesoradas por el equipo de psicología, son una sensación de alivio.

“La otra persona estaba predispuesta a jugar conmigo, jugaba con nosotros. El tiempo se iba, la hacía sentir bien y me sentía bien. Pero sé que no debemos de involucrarnos, (por eso) no profundizamos”, dice sobre su primera sesión.

PUEDES VER: Festival de Flamenco ofrece espectáculos y talleres gratuitos vía online

La sesión, además de un breve espectáculo de 10 minutos, es una interacción con el paciente. Se conocen, dialogan, juegan, se divierten y alegran. Todo lo necesario para acompañarlo.

Para Sandra Tello, bailarina en formación y también miembro del equipo, el arte deshace las brechas. “Tenemos la voluntad de ayudar a más personas a través del arte junto con la gran ayuda de un equipo de psicología. Hasta hoy el proyecto Abrazando Sonrisas me ha enseñado muchas cosas, sobre todo de que la solidaridad no tiene fronteras”, sostiene.

Hoy, los miembros de “Abrazando sonrisas” trasladan el universo vital del teatro a las pantallas de los pacientes. Saben que no los pueden curar y comprenden que hay situaciones que los supera. Pero, es aquí donde entienden también que el arte calma.