Coquito, la película: libro de Everardo Zapata Santillana tendrá adaptación

La película contará la historia del autor arequipeño y su lucha por la alfabetización de todo un país. Conoce todo sobre el proyecto aquí.

De las páginas a la pantalla grande, una enseñanza inolvidable. Foto: composición / Coquito / Julio Angulo
De las páginas a la pantalla grande, una enseñanza inolvidable. Foto: composición / Coquito / Julio Angulo
Cine y Series LR

Coquito, el mítico libro de Everardo Zapata Santillana, enseñó a leer y escribir a miles de peruanos desde su primera publicación en 1955. Su éxito fue tan grande que traspasó las fronteras y llegó a 15 países hispanohablantes.

Luego de tantos años, continúa siendo el texto escolar más popular de todo el país y ahora será llevado a la pantalla grande. Star films y Syn Entertainment anunciaron la adaptación cinematográfica.

Lazy loaded component

La película estará a cargo de Anie Alva Helfer, conocida por su comedia No me digas solterona. En cuanto a la producción, Eduardo Guillo tomará el mando y los fans están a la expectativa del resultado una vez que se estrene en cines.

Sobre el argumento, se conoce que Emanuel Soriano y Patricia Barreto serán los protagonistas de una historia que contará la vida del autor Everardo Zapata Santillana y su incansable lucha por la alfabetización de todo un país.

En una pasada entrevista para La República, el autor reveló que los métodos anglofranceses de entonces no servían para enseñarles a leer a los niños. Por esto, buscos métodos de aprendizaje y decidió publicar el famoso libro.

El profesor Everardo Zapata Santillana tardó 8 años en elaborar el libro. Foto: difusión

“Cada mes nos reuníamos para ver el avance y nos dimos cuenta que lo que proponía el Gobierno en ese entonces no era lo más adecuado, los pequeños aprendían mejor con lo que se les daba”, detalla.

Tras esto, contó cómo fue que se inspiró para darle un nombre a su obra: “Una noche soñé que yo tenía un hijo y se llamaba Coquito, cuando desperté agarré el libro y lo bauticé en el lavador de mi cuarto”.