Oscar 2019: ¿‘El vicepresidente: más allá del poder’ por qué perdió en ‘Mejor película? [VIDEO]

La República
26 Feb. 2019 | 11:05h

Una película que se basa en Dick Cheney, el segundo al mando en la época de George W. Bush. En esta nota se analizará todos los puntos que tuvo a favor y en contra. 

Título original: Vice
Dirección: Adam McKay
Guion: Adam McKay
Música: Nicholas Britell
Fotografía: Greig Fraser
Reparto: Christian Bale, Amy Adams, Steve Carell, Sam Rockwell, Jesse Plemons, Eddie Marsan,  Alison Pill,  Stefania Owen,  Jillian Armenante,  Brandon Sklenar, Brandon Firla,  Abigail Marlowe,  Liz Burnette,  Matt Nolan,  Brian Poth,  Joey Brooks, Joe Sabatino,  Tyler Perry,  Bill Camp,  Shea Whigham,  Cailee Spaeny

Puedes leer: ¿'Green Book: Una amistad sin frontera' por qué ganó a 'Mejor película'?

Trama: 

Explora la historia real sobre cómo Dick Cheney (Christian Bale), un callado burócrata de Washington, que acabó convirtiéndose en el hombre más poderoso del mundo como vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de George W. Bush (Sam Rockwell). 

Crítica: 

A veces los criminales y asesinos no son los que dan la cara sino los que se esconden detrás de puestos políticos, Dick Cheney es el ejemplo claro. En el gobierno de George Bush, Cheney fue más presidente que el mismo Bush. Las decisiones que tuvo luego del atentado del 11 de septiembre aún siguen pasándole factura al mundo entero. Un maestro de la manipulación al mismo estilo de Vladimiro Montesinos. 

Dick Cheney fue el artífice de crear e inventar argucias para poder invadir Irak, con la excusa de una supuesta fabricación de armas de destrucción masiva  en dicho país. Años después se descubriría que había repartido los pozos petroleros entre sus multimillonarios amigos. 

Si existe el infierno, Cheney es un inquilino seguro. 

La película es una sátira y denuncia sobre un personaje que creció detrás de todo un engranaje político. El más calificado para poder plasmar un tema histórico tan denso y no caer en el dramatismo era Adam McKay. Simplificar cosas, por medio de metáforas para explicar cosas complejas es su especialidad. 

Ya lo vimos en ‘La gran apuesta’ en el que nos hablaba de la crisis mundial del 2008 originada por las ‘hipotecas subprime’ que casi hunden el sistema financiero global. Un tema complejo que lo explicó con diferentes herramientas narrativas que suavizaba el drama con el humor. 

Por otro lado,  Christian Bale es el amo de las transformaciones corporales, para esta película subió 20 kilos y su papel de Dick Cheney es memorable. Bale toma este personaje como un ser malévolo, pero carismático a la vez. Cabe resaltar que al ganar en ‘Mejor actor de comedia’ en los Globos de Oro agradeció a Satanás por la inspiración, humor ácido, pero bien ácido. 

Un papel que le cae como anillo al dedo a un Bale totalmente inspirado en protagonizar a un ser que dominó el mundo al inicio del milenio.  

El elenco actoral tiene un increíble trabajo de interpretación. Amy Adams, Steve Carell y sobre todo, Sam Rockwell en un realista George Bush. Cada uno ha estudiado a su personajes, imitando los gestos, de manera exagera o no, pero reproduciendo como un calco a la personas que son en la vida real.  

 ¿‘El vicepresidente: más allá del poder’ por qué perdió en ‘Mejor película?

Las razones son varias, entre ellas, es que pese a tener una edición bien planteada, el guion nunca termina de explicarse. No entendemos si Adam McKay quiere hacernos empatizar con Cheney o que lo terminemos odiando. Muchos de los recursos usados para hacer más dinámica la película terminan por quitarle el peso narrativo y el interés del público.

En la temporada de premios los únicos galardones importantes que consiguió fue por la actuación de Christian Bale y por la edición en los BAFTA. De sus ocho nominaciones para 'La Academia' tan solo se llevó el de 'Mejor maquillaje y peinado'. Era imposible que se llevara el Oscar a 'Mejor película' frente a competidoras a la altura de ‘La Favorita’, ‘Green Book’ y ‘Roma’ que tenían mejores argumentos.   

Del 1 al 10, tiene un merecido 7 ½