Insecto es capaz de robar un gen a las plantas para defenderse de sus toxinas

Europa Press

La mosca blanca constituye una de las plagas más habituales en cultivos agrarios. Foto: Jixing Xia y Zhaojiang Guo
La mosca blanca constituye una de las plagas más habituales en cultivos agrarios. Foto: Jixing Xia y Zhaojiang Guo

Según un experto, este evento es extremadamente improbable. La plaga de mosca blanca ataca hasta 600 especies de plantas alrededor del mundo.

Un insecto ‘robó’ un gen a las plantas para defenderse de sus toxinas. Hace millones de años, insectos parecidos a pulgones llamados moscas blancas incorporaron una parte del ADN de las plantas en su genoma.

Un equipo de investigación chino revela en la revista Cell que las moscas blancas usan este gen ‘robado’ para degradar las toxinas comunes que usan las plantas y así defenderse de los insectos, lo que permite que la mosca blanca se alimente de manera segura.

“Este parece ser el primer ejemplo registrado de la transferencia genética horizontal de un gen funcional de una planta a un insecto”, dijo el coautor Ted Turlings, ecólogo químico y entomólogo de la Universidad de Neuchâtel, en Suiza.

El equipo, dirigido por Youjun Zhang, del Instituto de Verduras y Flores de la Academia China de Ciencias Agrícolas, utilizó una combinación de análisis genéticos y filogenéticos para revelar que hace aproximadamente 35 millones de años las moscas blancas robaron este gen de defensa.

A través de un virus

“Creemos que un virus dentro de la planta puede haber tomado este gen BtPMaT1 y, después de la ingestión por una mosca blanca, el virus debe haber hecho algo dentro del insecto, por lo que ese gen se integró en el genoma de la mosca blanca”, contó Turlings.

“Por supuesto, este es un evento extremadamente improbable, pero si piensa en millones de años y miles de millones de insectos, virus y plantas individuales a lo largo del tiempo, esto podría suceder de vez en cuando”, prosiguió el experto.

La mosca blanca se convirtió en una plaga agrícola importante en todo el mundo, capaz de atacar al menos 600 especies diferentes de plantas en todo el mundo.

Utilizando este conocimiento, los colegas chinos de Turlings crearon una estrategia para deshacer el superpoder robado de las moscas blancas. Desarrollaron una pequeña molécula de ARN que interfiere con el gen BtPMaT1 de las moscas blancas, lo que las hace susceptibles a los compuestos tóxicos de la planta.

“El paso más emocionante de este diseño fue cuando nuestros colegas manipularon genéticamente plantas de tomate para comenzar a producir esta molécula de ARN”, enfatizó Turlings.

“Una vez que las moscas blancas se alimentaron de los tomates e ingirieron el ARN producido por la planta, su gen BtPMaT1 fue silenciado, causando una mortalidad del 100% del insecto, pero la manipulación genética no tuvo ningún impacto en la supervivencia de otros insectos que se probaron”, añadió.

Con esfuerzos enfocados para producir cultivos genéticamente modificados que sean capaces de silenciar el gen de la mosca blanca, esto podría funcionar como una estrategia específica para el control de plagas para combatir la devastación agrícola causada por las poblaciones de este animal.

Con información de Europa Press.