Estudio plantea que el cerebro de los jugadores de ajedrez envejecería más lento

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

25 Oct 2020 | 21:46 h
Gary Kaspárov, uno de los mayores genios del ajedrez, en el Club de Ajedrez de St. Louis (Missouri, EE. UU.). Foto referencial:  St Louis Chess club, Lennart Ootes
Gary Kaspárov, uno de los mayores genios del ajedrez, en el Club de Ajedrez de St. Louis (Missouri, EE. UU.). Foto referencial: St Louis Chess club, Lennart Ootes

Se analizaron 25.072 partidas de campeones mundiales de ajedrez, desde 1890 hasta el 2014, y 1.600 millones de jugadas individuales.

El ajedrez es un deporte que activa circuitos de diferentes regiones del cerebro. Los jugadores estudian partidas de los grandes maestros para conseguir herramientas teóricas y ganar un torneo de envergadura. Es ese tesón el que los convierte en personas con redes neuronales complejas; sus velocidades de análisis y concentración los protegen del envejecimiento progresivo.

Un estudio científico de Anthony Strittmatter, del Institut Polytechnique Paris (Francia) y sus colegas del Ludwig-Maximilians-Universität München (Alemania) y la Universidad Erasmus (Países Bajos) determinaron que los jugadores de ajedrez enfrentan el deterioro cognitivo a partir de los 45 años, aunque de un modo no acelerado.

El artículo está alojado en PNAS (Proceedings of the National Academy of Science of the United States of América) y sus resultados se basan en 25.072 de partidas de campeones del mundo de ajedrez oficiales, entre 1980 y 2014.

Los análisis estadísticos empiezan con los enfrentamientos de Wilhelm Steinitz, primer ‘monarca’ del deporte ciencia en 1886, y finalizan en los duelos del noruego Magnus Carlsen, actual campeón del mundo absoluto (22 de noviembre de 2013 en adelante).

“El conjunto de datos contiene información detallada sobre la fecha del juego, el color de las piezas de ajedrez, los puntos anotados y las configuraciones del tablero de ajedrez antes y después de cada movimiento (de los campeones mundiales y sus oponentes)”, destaca el documento.

Además, los investigadores detallan que solo consideraron los movimientos surgidos después del noveno, porque los previos —fase de apertura— son repetitivos, memorizados y no aportan novedades. Tomaron como modelo una colección de partidas a ritmo clásico: 40 movimientos en dos horas.

Tras recolectar 125 años de juego, los científicos establecieron que a los 20 años la curva de rendimiento de los profesionales se dispara. El punto máximo de habilidad se alcanza entre los 35 y 40 años, mientras que a los 45 años el nivel decrece un poco, “de manera estadísticamente insignificante”.

En esa misma línea, otro estudio hecho en 2006 sugiere que los jugadores de ajedrez se mantienen en el pico de su talento incluso más que los nadadores.

El conjunto de investigadores actuales revisó 1.600 millones de jugadas con un motor computarizado. Se cree que ante la difusión contemporánea y la popularidad de la teoría del ajedrez, los asiduos a este deporte poseen más oportunidades de rebasar los indicadores matemáticos.

Si bien el estudio no se ha llevado a cabo en aficionados, su validez radica en la gran cantidad de información contrastada, así como en la exactitud de los perfiles etarios.

“Las evaluaciones de las configuraciones y la calidad de los movimientos se realizaron con el uso de Stockfish 8, un programa de código abierto que calcula, para una determinada configuración de las piezas en el tablero, el mejor movimiento posible”, se aclara en el apartado ‘medida de desempeño’.

Investigación, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component