03 de Marzo de 2017 | 13:34 h

Don Guille: un clásico de la gastronomía huarmeyana

Desde su aposento culinario, Guillermo Vílchez tiene una privilegiada vista al mar, la primera fila en la cadena de restaurantes del balneario Tuquillo (Huarmey, Áncash) y una historia bien sazonada. Aquí una breve crónica de mariscos y sunset. 

Foto: Giuliana Taipe

Foto: Giuliana Taipe.

Gunther Félix / Revista Rumbos

Don Guillermo Vílchez siempre ha ido contra la corriente. Al menos se jacta de tener ese don que muchos mortales no tienen o de ver más allá de lo común. Pero esa condición que goza este ancashino de 64 años no solo se resume al aceptar -cada vez que pueda- un irresistible vaso de ‘chela’ bien fría, mientras que la mayoría de sus paisanos piden su tradicional chicha de jora huarmeyana (como debería ser).

PUEDES VER: Rumbo playero: sobredosis de relajación

No, para nada. Ese “desvarío” no era para tanto. Por el contrario don ‘Guille’, como lo conocen, reitera que formó parte del puñado de huarmeyanos que comenzó a cuestionar sobre el nombre de uno de los balnearios más bohemios del norte chico: Tuquillo.

El restaurante Guille se encuentra a la entrada del balneario Tuquillo. Foto: Giuliana Taipe.

Entonces, Don Guille cual gran historiador, comenzó a buscar el origen de ese término quechua. “A través de mi trabajo (profesor de historia) indague de dónde provenía el nombre de la playa hasta darme con la sorpresa que significaba ‘ave pequeña’”, retrocede 30 años. Después de descifrar ese dilema, asegura el dueño del restaurante que lleva su nombre, los lugareños comenzaban a revalorar la identidad de los principales atractivos de Huarmey.

Un tambo culinario

Luego de jubilarse de su carrera de pedagogo, Vílchez eligió dedicarse a su restaurante con más de 20 años de creación. La carta del menú era variada, pero siempre con el mismo plato estrella que encantaba a los bañistas: el ceviche huarmeyano, un ceviche sin pescado… pero sí con harto mariscos.

Y es que el secreto de este platillo marino está en los productos que se obtienen en este litoral como el barquillo, pausa, lengua, chanque y blanco, todos posees atributos afrodisiacos y son frescos al momento de saborearlos con cada cucharada. ¡Uf! Para chuparse los dedos con tanta belleza.  

Desde ceviche huarmeyano hasta ceviche de pato. Hay para todos los gustos. Foto: Giuliana Taipe. 

Así se disfruta en el restaurante Guille que pertenece al grupito de los primeros establecimientos que reciben en primera fila a la demanda de bañistas que buscan saciar el paladar o, simplemente, probar esos milagrosos potajes de Vílchez que son recomendados boca a boca.

Lo refrescante de este tambo gastronómico, podemos asegurar, es el trago regional de Huarmey o Sunset. Un exquisito coctel que mezcla la granadina y el Tuquillo (el aguardiente de uva de esta provincia, nunca pisco). Termina la entrevista y don Guille, desaparece por arte de magia, reapareciendo en una de las mesas de su restaurante. Un comensal le ha invitado a brindar, él no puede resistirse.

Mejor, estimado lector, despreocúpese del abrazador sol y de la impronta del mar, más bien vaya por su sunset y déjese dominar por las olas del placer, tal como lo hace don Guille.
 

El sunset es el trago regional de Huarmey, hecho con granadina y pisco, perdón tuquillo (aguardiente de uva). Foto: Giuliana Taipe.

En Rumbo

Viaje: los buses a Huarmey salen del Gran Terminal Terrestre Plaza Norte. Empresas como Cruz del Norte y Erick El Rojo cubren la ruta. Al llegar a la ciudad, encontrará colectivos hacia Tuquillo.

Don"Guille”: diríjese a la playa Tuquillo o camine por el Boulevard Alberto Reyes en la ciudad de Huarmey. El restaurante se encuentra en el número 134. 

Síguenos en Facebook