El Niño permitirá reforestar más de un millón de hectáreas

En zonas desérticas del norte. Exceso de lluvias favorecerá incremento del número de plantas de algarrobo. Expertos de la Universidad Agraria La Molina señalan que es un "tiempo de bonanza" que debe ser aprovechado por agricultores.

7 Nov 2015 | 4:45 h

Aunque la llegada de El Niño está asociada a pérdidas materiales, de plantaciones y de infraestructura, para Ignacio Lombardi, vicerrector académico de la Universidad Agraria La Molina (UNALM), es un "tiempo de bonanza" que debería ser aprovechado por los agricultores y las autoridades.
 
 
Según indicó, las lluvias en la zona norte facilitarían la reforestación de más de un millón de hectáreas en la zona desértica, lo que permitiría que especies como el algarrobo, utilizado para la producción de la conocida algarrobina y para otros fines comerciales, se incrementen notablemente.
 
"Sabemos que algunos productos como los mangos y el algodón se van a ver perjudicados, eso ya se sabía, ahora lo que nos toca es ver qué otros productos pueden desarrollarse con este exceso de precipitaciones. No todo es malo. Las autoridades se han acostumbrado a solo actuar en el mismo año que anuncian la llegada del fenómeno y por eso no se puede sacar provecho; si hubiera un verdadero trabajo de prevención se podría llenar los reservorios para el riego de las zonas donde comúnmente no hay agua", dijo.
 
Agregó que la cifra de un millón de hectáreas reforestadas podría ser mayor si se implementara un sistema de sembrado utilizando aviones, un proyecto que ya ha sido elaborado por la Universidad de Piura, con lo cual se podría incrementar en más de un millón las plantaciones en la zona norte del país.
 
 
Luis Icochea, docente de la UNALM, comentó que en la pesca también hay potencialidades que falta aprovechar. 
 
Respecto de la anchoveta, que es el principal recurso pesquero en el Perú, señaló que este año se espera superar la cuota alcanzada el año pasado gracias a la segunda temporada de pesca que el Produce acaba de abrir. 
 
Para el 2016 estimó que habrá una inflexión en la captura producto de que la anchoveta migrará al sur del país y a zonas profundas, donde los pescadores artesanales comúnmente ya no pescan.
 
No obstante, consideró que desde el segundo trimestre del 2016 habrá un repunte en la captura que permitirá al menos igualar la de los años 2013 y 2014, y hasta superarlas si es que se dan las condiciones necesarias. 

Te puede interesar