Lo que Alan García y Jorge Del Castillo respondieron al juez Sergio Moro

Testigos claves. Ex presidente y ex primer ministro del segundo gobierno aprista fueron preguntados por las reuniones que sostuvieron con el ministro y ex brazo derecho del mandatario brasileño Lula da Silva, José Dirceu, acusado de haber recibido 4.8 millones de dólares en sobornos de la compañía Engevix, que ganó contratos durante el mandato de García. Cuestionario incluyó referencias a lobista brasileña Zaida Sisson, casada con un ex ministro aprista.

21 May 2017 | 1:21 h

A pedido de la justicia brasileña, el ex mandatario Alan García y el ex primer ministro Jorge del Castillo Gálvez fueron interrogados como testigos en uno de los procesos por corrupción que enfrentó el ex ministro brasileño José Dirceu, ex mano derecha de Lula da Silva.

La República tuvo acceso a los cuestionarios que contestaron García y Del Castillo, enviados a Perú por el 13° Juzgado Federal de Curitiba, a cargo del juez Sergio Moro.

PUEDES VER: Cornejo: "No sé si Alan García será candidato y no me interesa"

En el caso de García, las preguntas las formuló el juez Ricardo Manrique Laura. La diligencia judicial de las autoridades brasileñas fueron públicas, pero hasta ahora no se conocían qué temas se abordaron y qué es lo que respondieron García y Del Castillo.

Las preguntas fueron las mismas para ambos.

Debe recordarse que Dirceu fue un todopoderoso funcionario de confianza de Lula y que vino al Perú al menos en cinco oportunidades durante el mandato de García.

Falta de memoria

Alan García rechazó una entrevista con La República sobre sus respuestas al juez Sergio Moro. Pero los documentos de la justicia brasileña a los que tuvo acceso este diario consignan la versión del ex mandatario peruano.

García “negó haber tratado con José Dirceu de Oliveira cualquier asunto de interés de empresas brasileñas y afirma desconocer la situación de Engevix”, revelan los documentos sobre las respuestas del ex presidente.

Por su parte, Dirceu aseguró que sus vínculos en el segundo gobierno aprista sí llegaban hasta el despacho presidencial, pues conocía a García desde hace más de 30 años. Según Dirceu, al menos en dos oportunidades se reunió con el líder aprista.

De acuerdo con la justicia brasileña, Dirceu vino al Perú en cinco ocasiones, todas durante el régimen de García. El ex presidente no recordaba las veces que se encontró con Dirceu, pero precisó que solo fueron encuentros protocolares.

Durante el mandato de García, Engevix obtuvo millonarios contratos de supervisión de obras, pero el ex presidente se defiende bajo el argumento de que estos fueron licitados por gobiernos regionales y no por el Ejecutivo (ver recuadro).

Dirceu fue sentenciado en primera instancia por el juez Moro a 23 años y tres meses de prisión por los delitos de corrupción, lavado de dinero y participación en organización criminal.

Moro lo  encontró culpable de haber recibido 15 millones de reales (aproximadamente 4.8 millones de dólares) en sobornos de la compañía Engevix, entre 2007 y 2013.

La brasileña 

Dirceu apeló la sentencia del juez  Moro ante la Corte Suprema y consiguió la libertad provisional hasta que la segunda instancia resuelva ratificar la condena o absolverlo.

Una de las preguntas más importantes del juez Moro a García y  Del Castillo estaba referida a Zaida Sisson, la lobista brasileña que vivía en Lima y estaba casada con el ex ministro aprista Rodolfo Beltrán Bravo.  Ella trabajó para Engevix.

Del Castillo y Alan lo negaron todo, según consta en el expediente del caso contra Dirceu: “Del Castillo declaró haber tenido reuniones con José Dirceu solo cuando este era ministro de Estado, negando cualquier reunión en la que habrían tratado asuntos de interés de empresas brasileñas. Asimismo, declaró no conocer a Engevix. En el mismo sentido fueron las declaraciones del ex presidente Alan García Pérez, negando”.

El cuestionario

La República tuvo acceso a las preguntas de la justicia brasileña y se las formuló a Del Castillo. Las respuestas son las que siguen:

¿Cómo conoció al señor José Dirceu de Oliveira e Silva? ¿Fue en la época en la que él era ministro en Brasil?

A Dirceu lo conocí en algún viaje de Lula a Lima. Habrá venido al menos un par de veces junto a otras personas. Solo fue un “Hola, cómo estás”, y punto. No hay más referencias con él.

¿Qué referencias tenía del señor José Dirceu?

Sabía que él ha sido ministro y secretario general del Partido de los Trabajadores.

¿Usted confirma haberse reunido con Dirceu los días 24 de enero y 26 de noviembre del 2007 y 28 de mayo del 2008?

No lo recuerdo. ¿Para qué se reunió conmigo? Mi trato con Dirceu fue solo protocolar.

¿Por qué en su calidad de primer ministro del Perú recibía en audiencias al ex ministro José Dirceu?

Si viene una persona como él, se le recibe. Hasta donde sé, las empresas que él auspiciaba no han hecho ningún negocio en el Perú.

¿En alguna oportunidad, el señor Dirceu le pidió que favorezca a alguna empresa brasileña que él representaba?

No. En lo absoluto. Jamás hemos hablado de ningún negocio. Solo fueron encuentros políticos. No sé si se reunió  con otros ministros e intentó algún tipo de acercamiento. Lo concreto es que la empresa que representaba no hizo negocios a nivel del gobierno central. Dirceu se fue con las manos vacías.

-¿En alguna oportunidad el señor Dirceu pidió ventajas para la empresa OAS, UTC, Engevix o Galvao Engenharia en licitaciones promovidas por el gobierno peruano?”

No. Yo no sabía que él podía estar detrás de empresas. Y hasta donde sé ahora, por información que es pública, las empresas que él auspiciaba no han hecho ningún negocio en el Perú, con el gobierno central. Cero balas.

¿Qué se discutían en esos encuentros?

Eran reuniones de Estado. Recuerdo que iba a Palacio de Gobierno, pero solo  para eventos protocolares.

¿Usted considera legítimo que un ex ministro de Brasil pase a representar a empresas de su país?

Eso queda en la conciencia de cada persona. El cargo que tuviste no te esclaviza para toda la vida, así que depende de cada uno.

“-El señor José Dirceu afirma que la señora Zaida Sisson, brasileña radicada en Perú, trabajaba con él en la prestación de servicios de consultoría para empresas brasileñas interesadas en instalarse en el Perú. ¿Usted conoce a la señora Zaida Sisson?”

Claro que la conozco. Ella es la esposa de Rodolfo Beltrán (ex ministro aprista). Ahora se sabe que la señora Zaida era una empleada de Dirceu. Pero contra ella se han dicho muchas cosas de manera exagerada. ¿Qué negocio hizo? Ninguno. Solo ganó su sueldo.

¿En qué situación conoció a los señores Antunes Sobrinho y Gerson de Mello Almada?

No los conozco.

Engevix logró contratos por

US$ 19 millones en el Perú

La sucursal de Engevix Engenharia en el Perú se constituyó en el 2004 y se encargó de la supervisión de cinco obras licitadas por gobiernos regionales.

En el 2006, en consorcio con Víctor Chávez Izquierdo SA, ganó el concurso público para la supervisión de la rehabilitación de la central hidroeléctrica Machu Picchu, con una inversión inicial de siete millones de dólares.

Y en el 2009 obtuvo cuatro contratos con los gobiernos regionales de Tumbes, La Libertad y Cajamarca, cada uno con inversiones iniciales por un total de 10 millones de dólares.

A través de la consultora Zaida Sisson, Engevix trató de obtener el contrato de supervisión de las obras del Metro de Lima en el 2009, a cargo de Odebrecht y Graña y Montero, pero no lo consiguió.

Sisson, involucrada en el caso Lava Jato en Brasil, trabajó para Engevix desde el 2008 con el objetivo de ganar contratos para la compañía brasileña.

Durante el segundo gobierno aprista (2006-2011) visitó Palacio de Gobierno al menos en al menos 10 oportunidades.

Te puede interesar