Peláez en medio de disputa por la Fiscalía de la Nación

Actual fiscal de la Nación pide a Pedro Chávarry aceptar representación ante el JNE, pero este acusa que hay un direccionamiento en su contra para quitarle opciones en sus aspiraciones al máximo cargo del Ministerio Público. Carlos Ramos, Pablo Sánchez y el propio Peláez también quieren ese puesto. Crisis

8 Feb 2014 | 3:12 h

Gabriel Mazzei M.

La crisis al interior del Ministerio Público parece haber llegado a su punto máximo tras las severas acusaciones vertidas por el fiscal supremo Pedro Chávarry Vallejos de direccionamiento en la elección del nuevo fiscal de la Nación, programada para abril próximo.

Chávarry anunció que este lunes presentará una acción de amparo contra la Junta de Fiscales que el último jueves lo designó por mayoría representante del Ministerio Público ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Ello pese a que en el diario El Peruano, en su sección de normas legales, se publicó ayer la resolución que lo nombró para dicho cargo.

El direccionamiento que denuncia el fiscal supremo está relacionado con la candidatura de Carlos Ramos Heredia al máximo cargo del Fiscalía de la Nación. 

"Todo tiende a demostrar que efectivamente hay interés de allanar el camino a una persona", expresó.

Tras su anuncio, Chávarry se convertiría en el segundo fiscal supremo que renuncia a ser representante ante el JNE. 

En enero, Gladys Echaíz renunció al Ministerio Público al no estar de acuerdo con la designación, tras argumentar las mismas irregularidades que hoy hace Chávarry.

Lo cierto es que ha quedado demostrado que esta reciente elección de la Junta de Fiscales tiene incidencia directa en la elección del nuevo fiscal de la Nación. También se da por sentado que los fiscales supremos titulares con más años en la institución, como Carlos Ramos Heredia y Pablo Sánchez, además de Chávarry, no desean ir al ente electoral por sus aspiraciones a ser el sucesor de José Peláez Bardales, actual fiscal de la Nación.

"No sé por qué lo toman como si fuese un castigo. Si nadie acepta, el Ministerio Público no tendría representante en el JNE”, manifestó Peláez.

Pero tampoco se debe dejar de lado una eventual reelección de Peláez, según revelaron fuentes judiciales. 

Sobre la candidatura de Ramos Heredia, el titular del Ministerio Público indicó que si bien es primo lejano de Nadine Heredia, ello no es una causal de impedimento legal para que postule a la Fiscalía de la Nación. Luego negó que se esté allanando el camino para el actual fiscal supremo de Control Interno.

Sobre Chávarry, Peláez le recomendó que asuma la disposición tomada por la Junta de Fiscales Supremos, pese a que –reconoció– "está en su derecho de interponer acciones constitucionales que crea convenientes contra su elección".

De Pablo Sánchez se sabe que conserva esperanzas de suceder a Peláez, pero en la Junta de Fiscales, conformada por cinco fiscales tras la ida de Chávarry al JNE, no contaría con los votos suficientes para ello, por lo que la disputa estaría entre Peláez y Ramos.

Ambos candidatos, advirtió Cruz Silva, de IDL-Justicia Viva, tienen serios cuestionamientos de "clara injerencia política partidaria".
Además recordó que está pendiente en el Consejo Nacional de la Magistratura una investigación a Peláez por el cambio de nueve fiscales en Chimbote que pretendieron investigar un centro de interceptaciones telefónicas denominado La Centralita, vinculado al presidente regional de Áncash, César Álvarez. 

Añadió que este mismo hecho vincula a Ramos, que como fiscal supremo de control interno suspendió temporalmente al fiscal Luis Checa, quien denunció actos de corrupción relacionados a Álvarez.
 
ENFOQUE

Ambiciones en Fiscalía dañan imagen

Avelino Guillén - Exfiscal 

Este tipo de confrontaciones al interior del Ministerio Público para ser el próximo fiscal de la Nación afectan severamente la imagen y prestigio ante la ciudadanía. 
No entiendo por qué los fiscales supremos titulares se niegan a asumir la representación de la Fiscalía ante el Jurado Nacional de Elecciones, que en mi concepto es un honor ocupar una gran institución, tal como lo hicieron prestigiosos fiscales como Manuel Catacora Gonzales o Adelaida Bolívar. 
La designación del doctor Pedro Chávarry como representante del Ministerio Público ante el Jurado es una expresión soberana de la Junta de Fiscales Supremos. Para evitar ello, se debe buscar algún tipo de salida que no implique el desplazamiento de un fiscal supremo titular para que no se diga luego que le están recortando sus derechos. Puede designarse tal vez a un fiscal cesante o provisional.
Pese a todo, aspiro a que los fiscales supremos con su actuación demuestren autonomía e independencia. 

 

Te puede interesar