“Me ha tocado rascar la olla del canon minero”

Manuel Becerra Vílchez, alcalde de la Municipalidad Provincial de Cajamarca.

18 Dic 2017 | 9:27 h

Edgar Jara. Cajamarca

¿Al final del año respira aliviado por la gestión?

Este año hemos tenido algunos contratiempos, de los tres años de gestión, este ha sido el más complicado en lo presupuestal debido a las circunstancias ya conocidas, que en junio nos recortaron prácticamente a 50% el presupuesto del canon minero y casi 30% del Foncomun, esto ha hecho que tengamos que replantear el plan de inversiones y algunos gastos que teníamos previstos a nivel de gestión, tanto en las inversiones de proyectos como también en el gasto de operación y funcionamiento, en ese sentido hemos tratado de cubrir las necesidades más importantes de la población desde el 2015. La prioridad para nuestra gestión es aquellos proyectos que implican dar servicios básicos a la población, proyectos de agua, saneamiento, vías, carreteras pistas, electrificación y servicios, seguridad, limpieza pública y partes y jardines.

¿Ese esfuerzo cree que lo valora la población?

No tenemos una medición técnicamente obtenida, obviamente hay algunos temas en los cuales se tiene que trabajar mucho, como el comercio ambulatorio, transportes, ahí nos falta hacer más, que son álgidos e importantes, sobre todo en transportes, aun cuando se tiene ya el planteamiento que regularía la circulación de unidades de servicio público, nos es difícil socializarlo de manera adecuada para que los transportistas no solamente lo acepten, sino lo acaten, ese es el gran problema, en un escenario donde otras instituciones que tienen que ver con el tema no colaboran mucho con la municipalidad, como la Policía de Tránsito, como que no concuerda con nuestro camino y ellos van por otro lado.

La población ha reaccionado airada con el reciente parchado de pistas que se agudiza con los trabajos de la empresa del gas natural.

 Es cierto, definitivamente el querer mejorar la transitabilidad de las vías trae incomodidad por un tiempo, la dualidad de la opinión de la población. Antes de iniciar un trabajo la opinión pública reclama ¿cuándo parchan las calles? y ahora que lo hacemos ven el problema con el tráfico. Estamos preocupados por el trabajo que está haciendo esta empresa para la instalación del gas natural domiciliario, lamentablemente esto no pasa por manos de la municipalidad, es el Ministerio de Energía y Minas, que autoriza ello, y es supervisado por Osinergmin, sin embargo como gobierno local hemos cursado sendos documentos para que se nos permita ver los expedientes, cuál es el compromiso de esta empresa a través de los canales correspondientes, logremos que culminen los trabajos como deberían hacerlo.

¿Qué grandes obras que la población reclama puede mostrar al final de año?

En este escenario es difícil realizar obras de impacto y gran envergadura, no nos olvidemos que en el caso del exalcalde Marco La Torre, ese complejo (Qhápaq Ñan) no fue hecho con dinero público sino del Fondo de Solidaridad Minero, administrado por ALAC, eso ya se acabó, ni ALAC, ni la minería significan una fuente de ingresos como para poder implementar este tipo de proyectos, el gobierno nacional por otro lado solamente da larga a algunos asuntos, aun así hemos estado avanzando en algunos aspectos como obras emblemáticas que estamos promoviendo y están pronto a cristalizarse, ahí está la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), por Cajamarca han pasado casi dos mil millones de soles del Fondo de Solidaridad Minero y lo único que tenemos es el complejo Qhápaq Ñan.

¿De poco o nada ha servido ese dinero?

Yo creo que no se ha sabido enfocar de acuerdo a las prioridades, ha pasado ese dinero aparte del canon que es un monto similar, por la provincia y sin embargo seguimos sin tener un PTAR, una planta grande de agua potable, el 30% no cuenta con servicio de agua y desagüe, hay mucha irregularidad, un contraste muy fuerte entre la zona norte y sur de nuestra ciudad.

¿Diría que le ha tocado rascar la olla?

Desde ese punto de vista ha sido así, hubo momentos en que la municipalidad de Cajamarca recibió 180 millones de soles al año de canon minero, este año solo hemos recibido 16 millones, y para el próximo prevemos una cantidad no superior a los 14 millones; entonces estamos hablando de menos del 10% que se recibió el año 2010 o 2011,

¿Pero se han asegurado estas obras o se ha pulverizado el presupuesto?

Son proyectos que ya están en ejecución, en el caso del mercado zonal sur, está bastante avanzado, estaría listo el próximo mes de enero, el camal municipal se está ejecutando bajo la modalidad de obras por impuesto, para el 2018 tenemos dos proyectos importantes con una inversión de diez millones que ya está garantizada: es el mejoramiento, asfaltando y ampliación de la carretera que une Baños del Inca con el aeropuerto, otro es el asfaltado de la carretera Cajamarca-Cumbemayo de unos 22 kilómetros con una inversión cercana a los 45 millones de soles.

Cuando postuló a la alcaldía conocía que iba a manejar pobreza, y ahora se lamenta.

No se trata de lamentarse sino de comunicar a la población la realidad de lo que está pasando, porque la población tiene mucha necesidad y exige. Si revisas todos los archivos nosotros fuimos muy cautos durante la campaña en hacer ofrecimientos, si tú ves todo lo que hemos discutido y tratado en todos los debates son cosas reales y asequibles, como el de seguridad ciudadana.

La corrupción se ha agudizado en el país, ¿fue un tremendo error no haber sido drástico con el caso del regidor Raúl Aleman, acusado de negociar obras?

 Tenemos que ponernos en un escenario, como siempre lo he dicho, estamos en un estado de derecho, yo he sido todo lo drástico que la ley me lo permite, fui el primero en denunciar el supuesto acto de corrupción del regidor Aleman, lo denuncié al Ministerio Público, así como 70 casos de corrupción al interior de la municipalidad, entonces, eso muestra que hay que actuar dentro de estas potestades, yo no tengo la potestad de sacar al regidor porque fue elegido por votación popular y eso está en manos del Ministerio Público.

 ¿Ha sentido que ha sido zarandeado por los regidores de oposición, no han sido aliados y más bien obstruccionistas?

No, no, no, de ninguna manera, hay algunos que han tomado su posición y están en todo su derecho, pero no ha sido un tema de obstrucción, no querían cumplir una función real de fiscalización, sino de hacer quedar mal a la gestión, al alcalde, por temas políticos-personales y no real, no han llegado al obstruccionismo a pesar de varios intentos de vacancia, eso demuestra que es más una mala intención que el querer fiscalizar.

¿Finalmente, adónde lo llevará su futuro político?

Todavía no he definido el camino que voy a seguir, lo que sí de manera personal, estoy seguro que mi carrera política va a continuar.

Te puede interesar