Marisa Glave: “La institucionalidad democrática tiene que defenderse desde las calles”

Entrevista a Marisa Glave Remi. Socióloga, congresista de la República por Lima de Nuevo Perú. Integra las comisiones legislativas de Constitución, Justicia y Relaciones Exteriores, entre otras.

13 Nov 2017 | 6:32 h

Marisa Glave señala que, pese a sus diferencias, los sectores democráticos del Congreso pueden y deben articular acciones junto a la sociedad civil organizada para frenar el autoritarismo de Fuerza Popular que busca el golpe a la democracia, como ocurrió en los años 90.

PUEDES VER Marisa Glave sobre retiro de asesor: “No se puede apañar la violencia, nunca”

En estos días muchos han recordado los años 90. ¿Considera también que la creciente ofensiva fujimorista en el Congreso está estrangulando nuestra débil democracia?

Creo que sí. Es atinado decir que hay un efectismo golpista de parte del fujimorismo con un autoritarismo parlamentario que es lo que son y tienen ahora. Venimos alertando sobre este golpe a la democracia desde hace tiempo. El fujimorismo ha hecho del Congreso un espacio para ejercer poder, no solamente y que eventualmente pueda tener de modo legítimo, sino para tratar de amedrentar a distintas entidades. Es una lógica en la que está desde hace tiempo. Si se revisan las declaraciones del congresista Héctor Becerril, estas son una amenaza permanente a la fiscalía que se ha concretado con la denuncia presentada por el congresista Daniel Salaverry y que es apoyada por la bancada de Fuerza Popular.

¿Cómo desde la oposición en el Congreso se puede afrontar esta ofensiva?

Esto ya rebasa a la oposición en el Congreso. Somos muy pocos los congresistas que realmente hacemos oposición al fujimorismo en el Parlamento, la mayoría no se atreve a denunciar a viva voz y muchas fuerzas políticas se prestan al juego del fujimorismo. Incluso, como lo señalan ustedes, el fujimorismo habría logrado infiltrarse en el Ministerio de Justicia. Por tanto, lo que tenemos es, a la par de un fujimorismo voraz con voluntad de poder y haciendo un ejercicio autoritario en el Parlamento en busca de un golpe a la democracia, un presidente con un gobierno débil que se deja acorralar por el fujimorismo. Entonces, hacerle frente al fujimorismo va a tener que ser una tarea que hagamos con la sociedad civil, los medios de comunicación y la ciudadanía consciente que reaccione frente al tema. En el Congreso hemos logrado parar algunas cosas como el intento de beneficiar a las empresas de aeronáutica con la Ley Latam. Hay que hacer lo mismo con otra campaña ciudadana para defender al fiscal de la Nación y a los cuatro magistrados del Tribunal Constitucional.

Pese a las diferencias ¿hay puntos de consenso para defender la democracia y los intereses de la mayoría?

Espero que sí. Lo hemos logrado en varias oportunidades en que hemos puesto en evidencia al fujimorismo y los hemos dejado solos. Hay que pedir un ejercicio de responsabilidad a otras tiendas políticas, pues el Partido Aprista muchas veces es el único que apoya al fujimorismo y así le lava la cara. Creo que podríamos avanzar hacia una articulación de las fuerzas políticas democráticas con medios de comunicación que también hagan frente a lo que está pasando, porque hay medios y periodistas que parecen estar, como en los 90, articulados para tratar de posicionar una especie de nueva verdad del fujimorismo. Esto es una especie de amedrentamiento a las instituciones y a la memoria, porque así como ahora están contra el TC y el fiscal de la Nación y quieren forzar la presencia del presidente Kuczynski en la Comisión Lava Jato violando la Constitución, hace poco pretendieron borrar la memoria del país trasladando la sala Gustavo Mohme y tratando de amedrentar a los impulsores del museo de la memoria de Ayacucho.

¿Cómo alcanzar consenso?

Es importante generar consenso en la sociedad. A veces las fuerzas políticas logramos ponernos de acuerdo cuando también desde los medios de comunicación, desde la sociedad civil, hay una exigencia frente a algunos temas. Por eso creo que la defensa de la institucionalidad democrática tiene que venir desde las calles y desde la gente.

¿Cómo articular esa defensa?

Hemos tenido conversaciones informales con distintas fuerzas políticas en el Parlamento, pero sí creo que sería importante que tengamos una comunicación mucho más estrecha, sobre todo con lo que se va a venir con los magistrados del Tribunal Constitucional y el fiscal de la Nación. Eso merece una articulación mayor y no solo una coordinación previa a una sesión del Pleno.

¿Significa ver a los dos grupos de izquierda accionando juntos con las otras agrupaciones?

Sí. Además con Acción Popular, Peruanos Por el Kambio, Alianza Para el Progreso e incluso con el Partido Aprista. Habrá momentos en que todos estemos contra el fujimorismo para que quede claro quiénes queremos un país con instituciones sólidas con democracia y quiénes solo quieren poder a como dé lugar haciendo ejercicio de un autoritarismo parlamentario que nos hace recordar la vena histórica del fujimorismo.

¿Cómo articular ese esfuerzo con la sociedad civil? ¿La iniciativa partiría del Congreso?

Puede ser una instancia mixta. Hay instancias que son importantes, como la CGTP como espacio articulador de los movimientos sociales, la Coordinadora Nacional de los Derechos Humanos, la prensa. La República tiene la posibilidad de hacer un llamados como el de hoy (ayer) en defensa de la democracia.

¿Cuál sería el papel de esos sectores sociales?

De vigilancia ciudadana activa. A finales de los 90, el movimiento estudiantil, la CGTP, la Coordinadora de Derechos Humanos y los medios de comunicación jugaron un rol fundamental para poner en evidencia al fujimorismo en las calles.

¿Puede hacerse eso ahora?

Sí, tienen que organizarse y salir a la calle y hacer presión. Hay que defender las instituciones. Necesitamos tener un TC y una fiscalía con autonomía y un Consejo Nacional de la Magistratura que no esté amañado.

Te puede interesar