Declara la independencia de Cataluña, pero la suspende y pide diálogo

Barcelona. Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, decretó el autogobierno de Cataluña, pero abogó por suspender los efectos de esta decisión para lograr una mediación. En tanto, varios gobiernos rechazaron la decisión unilateral.

11 Oct 2017 | 6:00 h

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, afirmó ayer que asume el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república", pero seguidamente ha propuesto "suspender los efectos de la declaración de independencia" para abrir la puerta al diálogo.

La reacción del Gobierno de España ha venido horas después de la mano de su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha anunciado que hoy se celebrará una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en el que estudiará la aplicación de las medidas que sean necesarias para afrontar lo tratado ayer en el Parlamento catalán.

En este contexto, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, se reunió anoche en el Palacio de la Moncloa con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta del Ejecutivo Soraya Sáenz de Santamaría, que anunciaba la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, al tiempo que calificaba la intervención del presidente de Cataluña como "el discurso de una persona que no sabe dónde está, adónde va ni con quién quiere ir".

El Gobierno de España, ha recalcado, "no puede aceptar" que se dé validez a la ley del referéndum suspendida por el TC, como tampoco puede asumir los resultados del 1-O (referendo) porque se trató de un acto "fraudulento e ilegal".

otorga un plazo

En una comparecencia con una hora de retraso ante el pleno del Parlamento autonómico y en un discurso de cerca de media hora, Puigdemont ha evitado optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de "'desescalar' la tensión" con el Estado, un "gesto de generosidad y responsabilidad", ha dicho, con el que espera "abrir un tiempo de diálogo" durante las próximas semanas.

Puigdemont ha dicho que es el momento en el que la UE se debe "implicar a fondo" y ha indicado que existe "un ruego por el diálogo que recorre Europa".

La Casa Blanca indicó ayer que tiene la misma posición sobre Cataluña expresada hace dos semanas por el presidente de EEUU, Donald Trump, quien dijo que España es "un gran país" que "debería permanecer unido", y evitó pronunciarse sobre si debe haber diálogo entre las partes o mediación internacional.

En tanto otros gobiernos como el de Colombia manifestó su rechazo a "cualquier declaración unilateral de independencia" de Cataluña, el mismo pronunciamiento lo realizó México.

El secretario general del Consejo de Europa, rechazó "la idea de una mediación internacional" en el "conflicto de Cataluña".

Vargas Llosa advierte de serios riesgos

  • El premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa advirtió en Moscú de que si Cataluña no da marcha atrás y declara de forma unilateral la independencia, pasará a tener la "condición de país tercermundista".
  • "Los reclamos, los deseos, todo es absolutamente posible dentro de la legalidad. Lo que no es posible en ningún caso es un golpe de Estado contra la legalidad que retrocedería a Cataluña a una condición de país tercermundista, fuera de la Unión Europea, fuera del euro, sin empresas y con los ahorradores huyendo", dijo a Efe.
  • "Mi esperanza es que no perpetre el golpe de Estado. Existe una Constitución, una legalidad que debe ser respetada y en ella todo es posible", dijo Vargas Llosa.

Te puede interesar