Place Branding: la revalorización de nuestra tierra

Juan Carlos Yto, Director de Arte de Brandlab, nos explica acerca del “Place Branding” y cómo se puede aplicar en un país o región.

10 May 2017 | 12:28 h

Escribe Juan Carlos Yto, Director de Arte de Brandlab.

“Si el siglo 20 fue la época de las naciones, el siglo 21 es la era de las ciudades”- Lee Myung-bak, ex presidente de corea del sur.

Los países son como las empresas, tienen una historia, valores, costumbres y creencias, tienen distintas misiones y visiones proyectadas que buscan beneficiar y mejorar la calidad de vida de sus colaboradores, usuarios y visitantes. Al igual que las empresas, los países necesitan capitalizar sus activos y cada uno de sus diferenciales. El place branding busca revalorizar un lugar uniendo lo que la geografía ofrece y lo que la gestión administrativa es capaz de generar, esto es fundamental para generar valor y sentido de pertenencia en un lugar.

Si el país es la empresa entonces las ciudades son sus productos. Estos requieren también un diseño de marca, que puede traducirse en una arquitectura de marca o monolítica, de respaldo o libre. En otras palabras, hay ciudades que se subyacen a la marca país, por ejemplo la ciudad de Moquegua posee distintos atractivos turísticos, producción minera y pesquera, pero no posee una marca que sobresalga de las demás ciudades. Otras ciudades se potencian y fusionan con la imagen proyectada por el país, el caso de Brasilia, que posee atracciones urbano-arquitectónicas que potencian el posicionamiento de orden, progreso y modernidad que quiere generar Brasil. Por último están las ciudades que por sí mismas manejan una identidad de marca a veces incluso más fuerte que el propio país, como Amsterdam, Londres o Barcelona, que gracias a su geografía, su historia, la buena gestión de sus oportunidades (expo-mundial, olimpiadas ‘92) y la creación de monumentos arquitectónicos, atractivos turísticos y hub de innovación y negocios, se convierte en una ciudad próspera con una identidad de marca poderosa y capaz de sostenerse en el tiempo.

El place branding puede aplicarse a un país, una región, una ciudad o incluso un barrio, como Kreuzberg en Berlín, Bronx en Nueva York, Shibuya en Tokio o Barranco en Lima, todos ellos se diferencian, generan atracción y una identificación con las personas. La gestión de una marca lugar no debe imponer una identidad, sino entender las fortalezas y debilidades del lugar y sobretodo tener visión para trazar un crecimiento que atraiga a todas las audiencias pertinentes.

Fuente: Mercado Negro

Te puede interesar