17 de Abril de 2017 | 11:57 h

Neuromarketing para conocer mejor al cliente

La respuesta emocional de los individuos ante determinados estímulos está permitiendo a las marcas conocer mejor a sus clientes y, de este modo, mejorar su experiencia de compra.

Imagen: Difusión.

El sonido de una lata de refresco al abrirse, la posibilidad de interactuar con un producto en tiendas de tecnología, o el característico olor que tienen algunas tiendas de ropa, no son ni mucho menos casualidades. Todos estos detalles están cuidadosamente planificados y forman parte de una estrategia de marketing. Por este motivo se necesita conocer mejor al consumidor, y para ello, la investigación de mercados es una pieza clave.

Una de las principales tendencias en el sector de la investigación de mercados es el neuromarketing, que engloba técnicas derivadas de la neurociencia para conocer la respuesta emocional de los individuos a determinados estímulos. Y es que la reacción del consumidor ante un estímulo es objetiva.

Emplear técnicas de neuromarketing e incorporarlas a los estudios de mercado permite a las marcas conocer la reacción de los consumidores ante diferentes estímulos y forjar un vínculo emocional con ellos, que puede ser determinante para su fidelización.  Unir sentimientos y empresas provoca que, aquellos usuarios que se sienten identificados y emocionalmente vinculados a una marca, pasen de ser meros consumidores, a prescriptores y firmes defensores de la misma.

Mediante el neuromarketing, podemos llegar a conocer detalles del subconsciente del consumidor, estudiando las respuestas del cerebro ante una publicidad en concreto. Por este motivo es una revolución para los sectores del marketing y los estudios de mercado, porque permite explorar más allá del declarativo y cuantificar percepciones, hasta ahora recogidas de forma cualitativa o a través de cifras de ventas que no permiten profundizar en las razones del éxito o fracaso de una acción publicitaria y/o comercial.

Una buena investigación, que busque una aproximación completa a la experiencia de compra, optará por la combinación de distintas técnicas que puedan aplicarse de modo secuencial. De esta forma, no sólo proporcionarán resultados al estudio final, sino que además permitirán obtener input para fases posteriores y ayudar a validar las anteriores.

Por todo ello, podemos establecer a modo de conclusión, que el neuromarketing sí es una tendencia útil en la investigación de mercados, pero no por sí sola. Es necesario combinar estas técnicas con otras cualitativas y cuantitativas, menos novedosas, pero no por ello menos eficaces. El equilibrio en la utilización de estas técnicas determinará el éxito del estudio y el valor real que pueda tener para las marcas. No hay que olvidar que algunas de sus aplicaciones se traducen en la optimización de la experiencia de compra y, por lo tanto, en el incremento del volumen de ventas. Así, surge la necesidad de desarrollar técnicas de neuromarketing menos invasivas, objetivo de investigaciones que estamos realizando en MADISON.

Fuente: Mercado Negro

 

Síguenos en Facebook