El queso helado que se volvió franquicia

Inevento. Martín Chávez ideó una máquina para preparar el delicioso postre arequipeño de forma más fácil.

Innovación. Máquina para preparar postre fue patentada

Innovación. Máquina para preparar postre fue patentada. La República.

Elmer Mamani
Cuando empezaron su negocio, a los trabajadores de la empresa Ricky Klaus les faltaba manos para preparar quesos helados. Tal era la demanda por el postre arequipeño que al dueño Martín Chávez Márquez se le ocurrió crear una máquina que lo preparara.
 
Empezó a idearla en el  2010 y seis años después la perfeccionó. A los implementos tradicionales como la batea le incorporó un motor de electricidad; además cuenta con un  sistema de congelamiento. “Es el mismo helado tradicional, solo que el motor hace girar automáticamente la batea. Cuando está listo, la textura del helado es mucho mejor que la preparación tradicional, es mucho más delicioso”, aseguró Chávez.

PUEDES VER: El“Chirulín”, un cóctel afroperuano que pocos conocen

La producción también se incrementa hasta en un 90%. Cuenta Chávez que cuando acudía a festivales en Bolivia y Chile para promocionar el queso helado, la gente se amontonaba ante la larga espera por probar el delicioso postre. Ahora con su idea no volverá a ocurrir lo mismo.
 
Además, la empresa Ricky Klaus sí podrá participar este año en el Festival de las Américas en Miami, Estado Unidos, donde artesanos y empresarios latinoamericanos presentan sus productos. “La idea es difundir el queso helado a nivel nacional e internacional”, dijo.

FRANQUICIA

El negocio de Chávez, un arequipeño que hace años vive en Lima, empezó a funcionar hace veinte años en el Club Las Terrazas de la capital. Durante todo ese tiempo, su principal producto es esta delicia a base de leche, canela, clavos de olor y coco rallado.
 
Desde que confeccionó su máquina dice que recibió llamadas ofreciéndole comprar su idea. Ese interés hizo que Chávez decidiera expandir más su empresa y promocionar el postre arequipeño. Es por eso que lo ha patentado y registrado en Indecopi para crear una franquicia, es decir, vender su marca, máquina y recibir una parte de las ganancias.
 
Un moqueguano fue el primero en confiar en los productos de Ricky Klaus y está teniendo jugosos resultados. Hay otro interesado en Ilo en adquirir la franquicia. Solo el invento puede llegar a costar cerca de 10 mil soles. “Los restaurantes también quieren ofrecer su queso helado, pero no quieren prepararlo un día y que salga a la venta en una semana. La idea  es que en el momento lo hagan, que lo vea el cliente y lo saboree”, explicó.
 
Ricky Klaus fue galardonado como el queso helado más vendido y el mejor postre nutritivo 7 cereales en Mistura, el mejor postre en la feria gastronómica “Tacna Mucho Gusto” y en el festival  de Puno. 
 
También recibió reconocimiento en la Convención Minera, en la FIA y el APEC. 

Síguenos en Facebook