El currículo educativo en el candelero: los que están a favor y en contra

Mesa redonda. El nuevo currículo generó movilizaciones a favor y en contra. Para algunos promueve la homosexualidad y libertinaje sexual. Quienes lo defienden argumentan que la igualdad de género busca las mismas oportunidades entre hombres y mujeres. 

Opositores al currículo. Con pancartas señalan que el documento del Ministerio de Educación quiere promover la homosexualidad entre los niños

Opositores al currículo. Con pancartas señalan que el documento del Ministerio de Educación quiere promover la homosexualidad entre los niños. La República.

Publicidad. Agresiva campaña sobre supuesta

Publicidad. Agresiva campaña sobre supuesta "ideología de género". La República.

DISCUSIÓN. Momentos de tensión durante confrontación de ideas en mesa redonda

DISCUSIÓN. Momentos de tensión durante confrontación de ideas en mesa redonda. La República.

Son dos posiciones encontradas. El nuevo Currículo Educativo 2017, el instrumento marco que define la política educativa, tiene defensores y detractores.  

Según la Plataforma Ciudadana de Arequipa, cuya presidencia recae en Aldo Tacuri, este documento introduce un término sustantivo: el género, que en estos tiempos no solo significa hombre y mujer, también se entiende como lesbianas y gays etc.; eso se llama "ideología de género" (en la que no se acepta que el ser humano nace hombre o mujer, sino neutro y va construyendo su identidad).

PUEDES VER: Martens: “Lean, comprendan el currículo y no malinformen”

En cambio, la Plataforma Regional por el Derecho a la Educación afirma que la igualdad de género apunta a dar las mismas oportunidades a mujeres y hombres.   

La República convocó a las dos posiciones encontradas para que opinen sobre el tema. Aldo Tacuri, presidente de la Plataforma Ciudadana de Arequipa; Neldy Mendoza, asesora de la Plataforma Ciudadana de Arequipa; Esperanza Medina, directora del Instituto Crece de Investigación y Productividad; Ángel Manrique, integrante del Consejo Nacional de Educación; y Gloria Tapia, docente del sector público con 20 años de experiencia. Estos dos últimos  forman parte de la Plataforma Regional por el Derecho a la Educación. Fue un debate picante y con el emplazamiento de Neldy Mendoza para que Manrique sustente con estudios que la  igualdad de género es favorable para el desarrollo. Como no hubo respuesta, el enojo de Mendoza fue tal que no quiso despedirse en forma cortés del integrante del CNE.

1. ¿Están de acuerdo con el nuevo currículo?

Aldo Tacuri: No estamos de acuerdo con el nuevo Currículo por que vulnera los derechos de los padres. No creo que la imposición sea una fórmula válida para educar. El artículo 15 de la Constitución Peruana señala que el educando tiene derecho a una educación que respete su identidad, así como el buen trato psicológico y físico. Tampoco estamos de acuerdo porque la ideología de género no tiene fundamento científico, por lo que los padres enviamos a nuestros hijos al colegio para que se les enseñe ciencia, no teorías ni ideologías.

Neldy Mendoza: No hay artículos que demuestren que la teoría de género es efectiva para disminuir la violencia hacia la mujer y el bullying. Entonces, ¿por qué utiliza el Ministerio de Educación esta teoría? Si se busca la convivencia equitativa y la igualdad de oportunidades, se tendría que trabajar la formación del carácter. La igualdad de oportunidades no es lo mismo que la igualdad de género, la primera propone un desarrollo completo a partir de las capacidades que tiene la persona y busca complementariedad con la gente de su entorno; mientras que la segunda anula y hace que la persona confronte consigo misma y llegue a la confusión, mas aún si está en etapa de desarrollo. La semántica, la definición de términos y conceptos es ambigua en el currículo.

Ángel Manrique: Cuando el Estado regula derechos tiene que estar acorde con los convenios internacionales, con la Constitución y las leyes. En los temas educativos, a nivel internacional el enfoque de igualdad de género ha sido reconocido por la Unesco, Unicef y el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo desde la década de los 90. El currículo incorpora múltiples enfoques para el desarrollo integral de la persona como el de derechos, interculturalidad, de democracia, de excelencia y también el de igualdad género. Estos orientan el desarrollo educativo. En tercer lugar, la elaboración del currículo ha demandado más de 5 años en el Perú y la igualdad de género es incorporada desde el 2004. Se recogió la opinión de múltiples expertos.

Gloria Tapia: El docente de aula no aplica el currículo directamente como viene. La institución educativa se desarrolla en un contexto donde encontramos una diversidad de alumnos, por lo que se hace un diagnóstico para implementar las estrategias en el aula. Estoy de acuerdo con este currículo, que no se ha elaborado de la noche a la mañana y me extraña que hoy estemos hablando de este tema si por muchos años hemos trabajado el enfoque de género, entendido como la oportunidad que tienen los estudiantes. Con esto los docentes propician actividades para desarrollar la igualdad de derechos. Se está tergiversando las ideas, por que se cree que nosotros, los docentes, vamos a intervenir en la formación del estudiante y no es así.

Esperanza Medina: Se tiene que plantear primero qué se entiende por educar, y eso significa desarrollar la plenitud humana con capacidades afectivas, espirituales, psicológicas, biológicas y sociales. Juzgando los documentos oficiales, he visto con agrado evolucionar al currículo. Promueve el desarrollo de los principales aspectos que permiten convertir a un niño en una persona funcional, que pueda decidir y enfrentar problemas en un contexto cambiante y agresivo. Hasta ahí, en lo que es el enfoque de igualdad de género, no encuentro nada refutable. No se agrede derechos, sino se potencia. Los niños viven en un mundo fundamentalmente sensual y sexual, no podemos cerrar los ojos a eso. Decir que no se debe tocar el tema sería una irresponsabilidad.

2.  ¿Cree usted que el currículo educativo incentiva la homosexualidad y el libertinaje sexual entre los estudiantes e instaura la ideología de género?

Aldo Tacuri: El propio texto del currículo en sus páginas 16, 22, 30 y 31, primero separa el sexo biológico de la identidad de género para asumir como cierta la falsa idea de que la identidad de género se construye según las experiencias de los niños, pudiendo estos elegir una identidad diferente a la de su sexo, eso es ideología de género. Tanta ambigüedad lleva a lo que podríamos llamar la disforia de género porque introduce confusión en la identidad natural de los niños. Eso lo ha reconocido el Colegio Americano de Pediatría. En su informe, los especialistas llaman a la imposición de la ideología de género un abuso infantil. En la página 22 se establece el supuesto derecho de los niños de ejercer plenamente su sexualidad, lo cual hará que empiecen a tener relaciones sexuales desde temprana edad.

Neldy Mendoza: Consideramos que el currículo sí promueve una gran confusión en materia de desarrollo de la sexualidad desde los primeros estadíos de la educación y con mayor énfasis en la secundaria, donde utiliza una guía en consonancia con la estrategia de salud sexual y reproductiva que promueve el Ministerio de Salud. Alientan el uso de la anticoncepción de emergencia y elimina a los padres como fuente primordial de la guía. No se educa en el valor de la sexualidad, sino en el derecho a su ejercicio. Este currículo no va a colaborar a superar la crisis de las aulas porque tiene conceptos ambiguos. La ideología es peligrosa y distorsiona el proceso de integración del pensamiento y el desarrollo hacia la constitución humana en los más pequeños y los mayores.

Ángel Manrique: La ideología de género como tal no tiene un sustento técnico ni legal. Es, desde mi punto de vista, una interpretación de un grupo de personas. Cuando se regulan derechos se tiene que tener en cuenta cuál es el sustento legal para ver en qué consiste y cómo debe regularse. Ahora bien, el currículo en ningún caso estimula la homosexualidad o el libertinaje sexual, afirmar eso es una irresponsabilidad y es una ofensa a los profesores. El currículo es un instrumento sustentado en valores y metodología. Sobre el enfoque de igualdad de género, una de las realidades es la desigualdad que afrontan las mujeres con violencia física, psicológica y sexual, hasta tratos discriminatorios. Esos actos no solo se solucionan con temas penitenciarios sino con componentes educativos.

Gloria Tapia: En aplicación del currículo, creo que el docente no va a poder promover la homosexualidad o el libertinaje sexual. Cuando se habla de enfoque de igualdad de género hablamos de la valoración de diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de hombres y mujeres. Lo que sí está claro es que las familias no se están haciendo cargo de sus hijos. En algunos colegios se obliga a los padres a ser casados, pero ese matrimonio no garantiza que tengan un comportamiento de familia. Si se tiene que mejorar, los docentes evaluaremos y si necesitamos dar nuestras propuestas, también opinaremos. Pero de ninguna manera estamos incentivando estos temas.

Esperanza Medina: En algunos planteamientos de este documento podría haber ambigüedad, sin embargo, eso se resolvería con las herramientas de implementación, pero en estas no se aprecia un enfoque adecuado de lo que es la sexualidad. Escuchando a los profesores en el aula, el sexo se trabaja fuera del contexto de lo que significa la realización humana y del amor. Para formar a una persona esta tiene que entenderse como parte de un proyecto trascendente y eso sucede cuando ama y es amado y el sexo entra allí. En más del 80% de los casos los docentes no están preparados. Me sorprende cómo es que no levantamos las voces contra los medios de comunicación y la internet pornográfica. Los niños de tercero de primaria, de colegios nacionales y privados, tienen un dominio de la pornografía que da miedo. ¿Y eso no es más distorsionante?

3. Apreciaciones finales

Aldo Tacuri: La referencia del Ministerio de Educación tomada del Ministerio de la Mujer, del plan género, dice "Cambiar patrones que legitiman y exacerban la violencia de género que afecta desproporcionalmente a las mujeres en su diversidad; niñas, adolescentes, adultas mayores, indigentes (...) lesbianas, bisexuales y trans (...)". El término mujer ha sido ampliado. Entonces cuando el Ministerio nos viene a decir que esto es igualdad de oportunidades, con estas referencias, entendemos que cuando ellos hablan de mujer no están hablando de lo mismo que nosotros.

Neldy Mendoza: Cuando hablamos de regular derechos hay que ceñirse al bien superior de las personas. El currículo 2017 tiene un lenguaje que no es útil para disminuir indicadores de violencia y desigualdad. El enfoque de género no funciona para disminuir brechas de desigualdad. Este currículo no forma conceptos ni el carácter, mas bien genera ambigüedad y posibilidades externas que deterioran a la persona.

Ángel Manrique: En ningún caso el currículo restringe la posibilidad de los padres en el proceso formativo para decidir en qué colegio va a poner a su hijo. Y en segundo lugar, el currículo en ningún caso restringe el derecho o limita el derecho que tienen los padres de formar a sus hijos, esa es una responsabilidad ética.

Gloria Tapia: No sólo existe el enfoque de género, sino el intercultural, inclusivo, el reflexivo que permite construir al ser integral. Mas bien tenemos que ver qué esta faltando. Hay que tener claro que existe una diversidad, incluso en el salón. El currículo no se ciñe a una sola cosa.

Esperanza Medina: Las brechas no se han superado. La realidad es que el Ministerio no ha sabido dar la educación integral que la Constitución exige. Se basa en indicadores sobre la inversión o si se aprendió matemáticas o lenguaje, pero si vamos al aspecto humano perdemos en todos los indicadores. Sin embargo, a este currículo yo lo valido con sus imperfecciones. El problema es cómo se va a implementar. 

Síguenos en Facebook