Santurantikuy: La fiesta de la imagen del Niño Jesús y sus diversas expresiones

ARTE POPULAR. Cientos de artistas ofertan sus mejores obras cada 24 de diciembre. El protagonista siempre es el Niño Manuelito, representación andina de Jesús.

Escenificación. Asociación Filigranas Peruanas interpretó el nacimiento del Niño Jesús en la Plaza de Armas de Cusco.

Escenificación. Asociación Filigranas Peruanas interpretó el nacimiento del Niño Jesús en la Plaza de Armas de Cusco..

Feria. El Santurantikuy congregó a 960 puestos de artesanos.

Feria. El Santurantikuy congregó a 960 puestos de artesanos. .

José Víctor Salcedo

En el centro de la Plaza Mayor  del Cusco está el pesebre donde nació el Niño Jesús. Está en brazos de la Virgen María y cuidado por José. En ambos lados aparecen dos ángeles en actitud vigilante con el Hijo de Dios. Con dirección al pesebre caminan los reyes magos: Melchor, Gaspar y Baltazar. Cada uno lleva su ofrenda para entregársela al salvador.

El Niño Jesús llora, la gente que ha rodeado el pesebre observa en silencio cómo los Reyes Magos adoran al niño. Hay aplausos.

Así, con esas características, la asociación Filigranas Peruanas escenificó el nacimiento del Niño Jesús en pleno corazón de la Ciudad Imperial.

Mientras eso ocurría en el centro de la Plaza, en todo el perímetro cientos de artesanos exhibían y vendían las imágenes del Niño Manuelito, la representación cusqueña del Niño Jesús, en la tradicional feria de Santurantikuy.

Como parte de la feria, que se desarrolla el 24 de diciembre de cada año, se exhibió el nacimiento casi de tamaño natural armado con las obras del gran maestro de la artesanía peruana, Antonio Olave (quien murió en julio pasado). 

El nacimiento está frente a la Basílica Catedral del Cusco dentro de un pesebre armado para la ocasión. El Niño Jesús ocupa el centro del pesebre cubierto sobre una manta hecha con técnicas andinas. A  su  izquierda está su madre  y a la derecha José. Al fondo tres ángeles vigilan el descanso del Niño Jesús. La escena se completa con las imágenes de los Reyes Magos que están montados en un caballo, un camello y un elefante.

En la parte baja destaca una fotografía del gran maestro Antonio Olave. Una larga fila se forma frente al nacimiento. Todos quieren fotografiarse con esta obra de arte que solo salió para su exposición. No está en venta.

La fiesta del niño

En el Santurantikuy de ayer también destacó la presencia de artistas de otras regiones; de las obras de los reconocidos imagineros cusqueños como Edilberto Mérida y Hilario Mendivil; y de los nuevos artistas como Augusto Amao. 

El Santurantikuy es la fiesta del Niño Manuelito. Desde mediados de año los artistas imagineros dedican todo su tiempo para dar nacimiento a imágenes del Niño Jesús.

El Niño de la Espina, creado en la segunda mitad del siglo XX por Antonio Olave, es el más popular. Se trata de la imagen sonriente del niño que intenta sacarse una espina que se le incrustó en la planta de los pies cuando jugaba con un pastorcito. Está hecho en base a madera Maguey, tiene ojos de cristal, paladar de espejo, cabellos naturales, dientes de pluma de cóndor y la lágrima de vidrio. Su precio supera los S/ 1,000 soles; aunque hay réplicas más sencillas que son económicas.

Mientras el Niño de la Espina sonríe, hay otros Niños que lloran. Tienen lágrimas rodando por sus hermosos rostros.

Otros los hacen dormidos, recostados, mirando al cielo y así en varias posiciones. En su mayoría, se visten con ropa típica de todas las provincias de la región Cusco.

MASIVA CONCURRENCIA

La actividad congregó a alrededor de 300 mil visitantes en todo el día, calculó la Empresa Municipal de Festejos de Cusco (Emufec). 

Emufec instaló 960 puestos de venta para artesanos y otros 100 para los campesinos que llegaron de diferentes partes para vender hierbas, pastos y arbustos que son usados en el armado de los nacimientos cusqueños. Este año los campesinos no pagaron por el costo de los puestos.

Se calcula que cada artesano obtuvo una ganancia aproximada de S/ 1,500 soles en el Santurantikuy. ❧

Síguenos en Facebook