Más exfuncionarios revelan cómo los Aramayo les pedían dinero

Libro "Los Zarpazos del Gato", ecrito por Carlos Chisan revela a otras vìctimas de la Congresista Alejandra Aramayo y su padre.

Chisan. Periodista documentó chantajes de los Aramayo

Chisan. Periodista documentó chantajes de los Aramayo.

No son uno, ni dos, ni tres los exfuncionarios que acusaron a Jorge Aramayo y su hija Alejandra Aramayo de pedirles dinero para no desprestigiarlos en su programa periodístico difundido en la señal de América Televisión Puno. 
 
Otra exautoridad que contó  su mala experiencia con los Aramayo es el exdirector del Instituto Nacional de Cultura (INC) - Puno, Martín Marón Marón. Así lo relata el libro de Carlos Chisan "Los Zarpazos del Gato".

PUEDES VER: Etchmer Tito: “No cedí a presiones de Aramayo y me insultaron por su medio”

Marón le contó a Chisan que a mediados de 1995 se presentó Jorge Aramayo en su oficina con un video donde había una grabación suya  junto a varios empleados del INC, bebiendo cervezas en horas de oficina. "Como tú verás, esto es grave, hermanito. Yo lo voy a sacar", le dijo Aramayo  en esa ocasión. 
 
Resulta que el funcionario y sus trabajadores estaban "challando" (estrenando) un vehículo, algo muy tradicional en Puno. Sin embargo, Aramayo usó ese video para exigir dinero y no difundirlo en su canal. 
 
Marón narró  a Chisan  que  Aramayo le pidió 2,000 dólares  para que todo quedara en  el olvido y encima lo apoyaría en su gestión. El funcionario, seguro de que no cometió ni una falta, no le dio el dinero y el reportaje mal intencionado se emitió. Ese hecho provocó  la separación del cargo.
 
Otro que también dio su testimonio en el libro es el exgerente del Comité Transitorio de Administración Regional, Freddy Aza Morales, que fue calumniado por negarse a pagar una factura por servicios inexistentes. 
 
En su caso, dice que  en la primera semana de noviembre de 2002, Aramayo presentó una factura por un monto de S/1,180 por el supuesto servicio de difusión de obras y conservación de carreteras del CTAR-Puno. Aza lo denunció, pero la demanda no prosperó. 

Síguenos en Facebook