El fuerte encarecimiento de la quinua la aleja de la mesa popular de los peruanos

Paradoja. Hace dos años el kilo del grano costaba S/. 7 en los mercados de Lima, ahora se elevó hasta S/. 16. Algunos supermercados lo venden a más de S/. 20. Los productores andinos aumentaron sus ganancias por la gran demanda en el exterior.

4 Ene 2014 | 3:29 h

Christian Ninahuanca A.

Se le conoce como "el grano de oro de los Andes" y aunque este año brilló con más intensidad en los mercados externos, convirtiéndose en un alimento valioso en la dieta de norteamericanos, chinos y europeos, los peruanos tuvimos que observar cómo sus precios se elevaron hasta más de S/. 20 por kilo en los supermercados de la capital, cuando hace unos años no llegaba ni a S/. 7 en los centros de abastos de los distritos de la periferia de Lima.

La revaloración de la quinua se multiplicó estratosféricamente cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la calificó como el grano con más nutrientes y denominó el 2013 como "El Año Internacional de la Quinua" .

En la última década, la demanda de quinua creció 18 veces, más que ningún otro producto alimenticio y su precio se multiplicó hasta siete veces en los últimos meses, alcanzando los US$ 7.000 por tonelada en el mercado internacional.

Esta fuerte demanda en los países más ricos elevó su cotización, incluso hubo escasez en los meses de junio y julio, a pesar del crecimiento en el 2013 de la superficie sembrada a nivel nacional (45.000 hectáreas) y la producción total (48.000 toneladas), pues en Puno, que concentra el 75% de la producción nacional, no había granos para exportar y los agricultores lo vendían hasta S/. 10 por kilo, mucho más de los S/. 2,5 que recibían antes.

Por consiguiente, Lima y las capitales de provincias tenían menos abastecimiento para ofrecer al público, y el precio comenzó a dispararse, llegando en la actualidad a más de  S/. 20 por kilo de quinua en los supermercados.

Aunque en algunos mercados de los distritos limeños de Puente Piedra, Comas y San Juan de Lurigancho se puede encontrar entre S/. 16 y S/. 18 el kilo de quinua a granel, lo cual hace pensar que persistirá el bajo consumo del cereal andino en el país, que no llega a los 2,5 kilos por persona al año.

Y es que si se compara el alto precio de la quinua con los S/. 7,50 que las amas de casa pagan por un kilo de pollo, o los S/. 2,80 por un kilo de arroz, la quinua se ha convertido en un alimento de lujo.

Pero en contradicción a esta cruda realidad, las exportaciones del "grano de oro de los Andes" crecieron espectacularmente en los últimos 13 años, ya que en el 2013 alcanzaron los US$ 52.000.000 (37 países de destino), cuando en el 2000 solo se enviaba por US$ 254.259.

Ante ello se comenzaron a plantear alternativas para aumentar la producción del grano andino, pues lo interesante es que la quinua es un cultivo muy flexible, que puede crecer tanto a nivel del mar como a 4.000 metros de altitud, soportando temperaturas entre -8 y 38 grados centígrados.

Es decir, se puede sembrar quinua en la costa, la sierra y hasta en la selva, de acuerdo con estudios del Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) y la Universidad Nacional del Altiplano.

Según el especialista en cultivos andinos Vidal Apaza Mamani, algunas variedades de quinua se desarrollan mejor en la costa, pues crece más rápido (120 días) y su rendimiento alcanza las 4,5 toneladas por hectárea, cuando el promedio nacional es de 1,1 tonelada por hectárea.

"Tiene mejor rendimiento en la costa por un mejor clima y conserva todas sus propiedades nutritivas. Lo que varía es la forma como se cultiva, mientras en la sierra se puede cultivar quinua orgánica, en la costa se hace necesario el uso de químicos”, explica.

Por ello los casi 70 mil agricultores andinos intentan tecnificar su siembra y desarrollar variedades de semillas y tecnologías que permitan cultivarla de manera moderna y competitiva, ya que se abren posibilidades de expandir los campos de quinua a la costa peruana.

"La quinua es un cultivo alternativo para el arroz, que se siembra a 435 metros de altura, como en el valle de Majes, con rendimientos de 2.500 kilos por hectárea. Pero si aplicamos un buen nivel de fertilización se puede llegar a 6.000 kilos por hectárea para la misma zona y con las mismas variedades”, considera José Rabines, especialista en cereales y granos andinos del Ministerio de Agricultura y Riego.

Otro especialista, Ángel Mujica, sostiene que el Perú posee tres mil variedades de quinua, pero apenas aprovecha el 1% de esa riqueza, cultivándola principalmente en los Andes.

Mujica considera que fácilmente se podrían alcanzar las 500.000 hectáreas a nivel nacional, distribuidas de la siguiente manera: 100.000 en Puno, 50.000 en Andahuaylas, 50.000 en Cusco, 50.000 en Ayacucho, 50.000 en Junín, 30.000 en Cajamarca, 30.000 en Huancavelica y más de 200.000 en la franja costera.

Un factor importante para conseguir ello es que los productores comiencen a organizarse y formar asociaciones con un mínimo de 100 hectáreas, para obtener más volumen y negociar mejores precios con los comercializadores, según lo ha comentado en varias ocasiones el ministro de Agricultura y Riego, Milton von Hesse.

UNA RICA FUENTE DE NUTRIENTES 

Las excepcionales condiciones nutricionales de la quinua han llevado a la NASA a incluirla en la dieta de los astronautas, lo que ha permitido multiplicar los envíos a los países ricos a partir del 2000.

La quinua es el único alimento vegetal que provee diez aminoácidos esenciales para el ser humano y tiene un alto contenido de proteínas (entre 14% y 18%), además de ser una buena fuente de fósforo, calcio, hierro y vitamina E.

"El grano de oro de los andes" ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, no solo por los ácidos grasos que contiene, sino también por el tipo de minerales que aporta al ser humano.

Su consumo desde la infancia es de gran importancia para el desarrollo de las células del cerebro y el crecimiento de la estructura física de las personas.

Te puede interesar