EXCEPTO EN LIMA Y CALLAO - Paro de transportistas continúa en todo el Perú

¿Fin de las consolas? El 23% de los usuarios de PC tienen una a la altura de PS5

Los datos son revelados por Seeking Alpha. Más de un quinto de los jugadores de PC cuentan con una GPU capaz de igualar o superar la potencia de la consola de Sony.

La última generación de tarjetas de video Nvidia ha sido poco adoptada por la escasez de componentes. Foto: Sony
La última generación de tarjetas de video Nvidia ha sido poco adoptada por la escasez de componentes. Foto: Sony
Videojuegos LR

Increíble revelación. Desde que el mercado doméstico para las consolas de videojuegos surgió hace más de 30 años, las comparaciones con las PC han sido inevitables y complejas. Ahora, en un contexto más actual, podemos afirmar que la similitud en estas plataformas es más fuerte que nunca. La PS5 tiene poco más de un año desde su lanzamiento, pero —según un análisis de mercado— más del 20% de los usuarios de computadora ya cuentan con un equipo que la iguala y supera en gráficos.

De acuerdo a la compañía de analistas Vivek Arya, el 50% de usuarios de Nvidia que tienen actividades gaming usan una GPU (tarjeta de video) con más de 5 años de antigüedad. El 70% usa una sin capacidades de ray tracing y apenas un 14% ha actualizado a una de la presente generación (Ampere).

PUEDES VER: La mejor consola de cada generación en la historia de los videojuegos

Aun así, el dato más interesante señala que un 23% de los usuarios ya cuenta con una GPU que brinda un rendimiento gráfico similar o superior al de las consolas modernas (PS5 y Xbox Series X). El hecho es revelado en una nota para inversores destinada al Bank of America.

“En nuestra visión, la voluntad de los consumidores para comprar tarjetas de video a precios inflados es una señal de que Nvidia todavía tiene mucho espacio para crecer”, detalla la compañía. El precio promedio de una GPU de la generación Ampere es de US$ 482.

Todo indica que, pese a las cifras, la presente generación de esta empresa ha sido una de las menos adoptadas debido a factores externos, como el precio y la baja disponibilidad, ambos son resultados de la escasez de componentes, que también ha afectado al stock de la PS5 y Xbox Series X.