Arturo Ripstein "Siempre estoy en contra en realidad"

Merecido. Director mexicano fue homenajeado, por su trayectoria, en la primera noche del Festival de Cine de Lima. Con él, su esposa Paz Alicia Garcíadiego. 

Merecido. Director mexicano fue homenajeado, por su trayectoria, en la primera noche del Festival de Cine de Lima. Con él, su esposa Paz Alicia Garcíadiego. 

Mónica Martínez. EFE 
Lima
 
El experimentado director mexicano Arturo Ripstein, quien ha sido homenajeado por el 19 Festival de Cine de Lima la noche del viernes, ha filmado mucho en sus 50 años de carrera tanto por “venganza” como por “terror” al mundo “espantoso” que, según dice, le ha tocado vivir. “Las cosas que me asustan, me agobian o me angustian, o me sientan mal, es de lo que hablo, porque es lo que puedo ver más panorámicamente”, dijo en una entrevista horas antes de la ceremonia.
 
El director de premiadas cintas como Principio y Fin, Profundo Carmesí o La reina de la noche agregó que siempre está “en contra” del mundo que le tocó y entonces plantea otro que “sea reconocible y que tenga más coherencia”.
 
“Trato de vengarme del espantoso que me tocó con uno más espantoso todavía, que siempre es una ventaja”, afirmó acompañado por su esposa y guionista, Paz Alicia Garcíadiego.
“Al final de cuentas uno sale del cine y dice no, la vida es mucho más generosa que lo que este tipo dice que es”, apuntó el director de 72 años, nacionalizado español.
 

Trayectoria

El cineasta participa por segunda vez del Festival de Cine de Lima, que recibió el día de la inauguración, junto a Garcíadiego, un homenaje por su trayectoria además de proyectarse seis cintas de su filmografía en una retrospectiva.
 
“Hay una pequeña retrospectiva de algunas poquitas películas que son de las películas que uno no se avergüenza, hay unas que sí, pero estas no”, señaló Ripstein sobre la selección.
 
En la retrospectiva elaborada se pudo observar El coronel no tiene quien le escriba (1999), la versión cinematográfica de la novela del fallecido Nobel colombiano Gabriel García Márquez. Ripstein explicó que trabajó con varios literatos en sus películas, al inicio de su carrera, porque los guionistas profesionales en la industria cinematográfica mexicana de esos años “estaban muy amañados con una forma de entender ciertas cosas” y los sindicatos no permitían el ingreso de “nueva sangre”.
 
“Yo era lector y al primero que fui a ver fue a García Márquez, previo a la escritura de sus grandes obras, y accedió a hacer cine porque a él también le gustaba muchísimo”, recordó. El cineasta manifestó que trabajó con muy buenos escritores pues tuvo “el buen ojo y la fortuna” de que aceptaran trabajar con él. Hasta que conoció a Paz, con quien encontró “el equilibrio que necesitaba”.
 
Garcíadiego contó, por su parte, que su ingreso como guionista en el cine fue tardío y que empezó haciendo cómics y radionovelas.
 
“Luego hice televisión cultural y ahí conocí a Ripstein y me llamó a hacer la primera película El Imperio de la Fortuna (1985), fui muy afortunada”, expresó.
 
A diferencia de su esposa, Ripstein nació en medio de los rodajes, porque su padre fue productor de cine, y creció soñando con hacer sus propias películas.
 
También probó la actuación, participando en varias cintas, porque quería saber “qué se sentía”, pero se dio cuenta de que a pesar de que le gustaba “muchísimo” ser actor, nunca lo llamaban y no era bueno.
 
Ripstein acaba de terminar La Calle de la Amargura, que comenzará su carrera de festivales en Venecia, y está protagonizada por Patricia Reyes Spíndola y Nora Velásquez.
Después de tantos años y de una carrera tan larga, “la última película es donde uno entró sin tener idea de nada, sale lo que está, y uno está atenido al buen destino y a la buena fortuna”, dijo.
 

Datos

Ripstein empezó su carrera cinematográfica como asistente de Luis Buñuel en El ángel exterminador (1962).
 
Alicia Garcíadiego empezó su trabajo como guionista en la radio.
 
Entre las películas en las que trabajaron juntos figura: Principio y fin (1993).

 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO