Profesora utiliza su salario para comprar cubículos y proteger a sus alumnos

Tendencias LR

LRTendencias

22 Feb 2021 | 19:23 h
La profesora se muestra contenta de que sus estudiantes vuelvan paulatinamente a las aulas. Foto: captura de Facebook
La profesora se muestra contenta de que sus estudiantes vuelvan paulatinamente a las aulas. Foto: captura de Facebook

El objetivo de la maestra es que ningún niño se quede sin estudiar, pero guardando la seguridad ante la COVID-19. Su historia es viral en Facebook.

Aída Luz Careaga, es una profesora de la comunidad San Gerardo, del municipio de Tupiza en Bolivia, cuya historia se ha vuelto viral en Facebook. La maestra decidió emplear parte de su salario para comprar cubículos de plástico para mantener las medidas de bioseguridad con sus alumnos.

“Cuando uno ama su profesión puede hacer miles de cosas. No me interesa cuánto haya gastado, sino que mis niños puedan aprender”, dijo Careaga a RTP Bolivia.

Lazy loaded component

La pedagoga daba clases de manera virtual, pero esta era una metodología que a la solidaria dama no le agradaba, porque según explicó, ‘los niños deben estar con el profesor, ser observados si prestan o no atención, así como percatarse si los estudiantes en realidad aprendieron la materia’. Es así que invirtió de su propio dinero para mejorar las condiciones de las aulas y poder volver a la presencialidad.

Profesora utiliza su salario para comprar cubículos y proteger a sus alumnos

Aída estaba muy preocupada por el rendimiento de sus alumnos, y por ello, mandó a fabricar las barreras distanciadoras que se acoplaran a los pupitres de cada estudiante.

Careaga contó que los cubículos cuentan con barreras firmes de madera y en vez de usar vidrio ocuparon nylon, ya que el precio lo hacía más accesible y para el propósito sería suficiente.

El monto no lo quiso revelar, ya que dijo que no le interesa, pues se trata de un regalo de ella hacia sus niños, que espera lo aprovechen al máximo. Con 16 años educando, Aída se ha especializado como maestra de “valores y religión” y está segura que las clases virtuales jamás reemplazarán al aula.