Intel hace una comparación con las MacBook de Apple, pero utiliza videojuegos

Una rara decisión. Los procesadores de Intel fueron comparados con los chips M1 de Apple en performance de videojuegos sin tomar en cuenta la GPU.

Intel sigue demostrando un extraño interés por comparar sus nuevos procesadores con los de Apple en tareas donde las MacBook no destacan. Foto: composición LR
Intel sigue demostrando un extraño interés por comparar sus nuevos procesadores con los de Apple en tareas donde las MacBook no destacan. Foto: composición LR
Tecnología LR

La relación entre Apple e Intel tomó un giro sorpresivo hace poco más de medio año. En 2020, la ‘Manzana’ decidió abandonar la arquitectura x86 y desarrollar sus propios procesadores in-house al seguir el modelo ARM, lo que supuso la ruptura que mantenía con los de Mountain View desde 2006.

Desde entonces, la respuesta de los estadounidenses no se ha hecho esperar y ya son varias las campañas publicitarias que han emprendido para demostrar la “superioridad” del x86 sobre ARM en determinadas tareas. Sin embargo, una de las últimas ha generado extrañeza en la comunidad.

En una de los últimos cuadros comparativos que la compañía ha publicado, se utilizó un enfoque parcialmente polémico. La gráfica mostró el rendimiento de una MacBook Pro de 16 pulgadas con un sistema no especificado llamado “de marca Intel”.

El punto más insólito de la iniciativa giró en torno a qué tareas fueron comparados los sistemas: nada menos que en videojuegos, un rubro en el que Apple no está especializado y donde casi nunca ha llevado la delantera por su reducido catálogo y la poca optimización existente para el sistema macOS.

Intel se compara con Apple para demostrar su potencial en línea gaming Foto: Intel

El cuadro evidenció software de benchmarking, como 3DMark Time Spy, y una decena de videojuegos de todos los géneros, como de estrategia en tiempo real, carrera, shooters, etc.

Pese a ello, hubo algo más misterioso: La MacBook Pro que se utilizó tenía un procesador Intel Core i9-9980HK junto a una Radeon Pro 5600M (como las que aún ofrecen) y fue cotejado con una Intel Core i5-11400H y una GPU Nvidia RTX 3060.

Sin duda, se trató de una comparación muy excepcional, puesto que se habló de la performance en juegos con dos aceleradores gráficos completamente distintos. Además, el enfoque estuvo centrado en el procesador. Incluso, el equipo que Intel pretendía criticar cuenta con una CPU fabricada por ellos.