Sociedad

Amazonas: Perú es incluido en lista de riesgo por exportar cacao contaminado

Las exportaciones de cacao corren riesgo de ser sancionadas porque utilizan este agroquímico que es dañino para la salud por ser cancerígeno, según los especialistas.

Esfuerzo conjunto. Los productores también piden el compromiso de las autoridades para salvar esta cadena productiva. Foto: La República
Esfuerzo conjunto. Los productores también piden el compromiso de las autoridades para salvar esta cadena productiva. Foto: La República
Grover  Lozada

Después de un arduo día de trabajo en su parcela, uno de los productores de cacao del caserío Túpac Amaru de la región Amazonas terminaba su faena de trabajo y, mientras caminaba de regreso a su casa, decidió refrescarse en una de las quebradas, así que dejó a un lado su equipo, con el que había rociado glifosato para matar la hierba mala.

Sin querer, el residuo de este elemento se disolvió en el agua que también utilizó para lavarse y seguir rumbo a casa como un día más de labores.

Al día siguiente, los productores que cruzaron la misma quebrada quedaron sorprendidos con la cantidad de peces que flotaban muertos en la orilla de la quebrada. Rápidamente, la noticia de que decenas de pobladores y productores de cacao se encontraban con mareos y dolor de cabeza se extendió en todo el pueblo.

Sus sospechas de que algún veneno había sido vertido sobre la quebrada se confirmaron con el testimonio del trabajador en cuestión; sin embargo, se siguió utilizando el agua en las prácticas diarias de la agricultura.

Exactamente hace tres años, tres lotes de cacao fueron observados en la cooperativa agraria San Juan, en la región Amazonas. ¿La razón? Antes de que este cargamento sea llevado a mercados internacionales para convertirlo en chocolate, se detectaron partículas de glifosato en el producto, el cual es un agroquímico perjudicial para la salud que utilizan los productores de cacao, con el fin de eliminar la hierba mala que crece en sus parcelas.

Desde el 2019, también los productores empezaron a darse cuenta de que el glifosato no solo perjudica su salud, sino también su economía, puesto que los importadores se vuelven más exigentes y, por ende, se detectaban partículas de este elemento, por lo que las exportaciones empezaron a decaer.

Los productores de cacao corren riesgo de enfermarse si siguen usando glifosato, según los especialistas. Foto: La República

Caen las exportaciones

Eduardo Espinoza, responsable comercial de la cooperativa agraria Norandino, lamenta que, hasta el año 2019, el promedio de exportación a nivel nacional era de 25.000 toneladas de cacao al año; sin embargo, con la retención de cargamentos de cacao contaminado con agroquímicos, poco a poco las cifras han ido reduciendo. Para este año, el Perú espera exportar solo 7.000 toneladas.

Muestra de ello, asegura Eduardo Espinoza, es que el Perú ha sido incluido en la lista roja de riesgo por comercializar cacao contaminado con el glifosato que causa una serie de enfermedades, entre ellas el cáncer. En ese contexto, lamenta que las malas prácticas de los productores hayan ocasionado una mala mirada al Perú por parte de los compradores extranjeros, debido a que su salud estaría en riesgo si consumen chocolate contaminado.

No obstante, Eduardo Espinoza refiere que las consecuencias de usar glifosato en la agricultura no solo están enfocadas en la salud, sino también se ve perjudicada la economía nacional. Muestra de esta situación es que, por cada lote de 25 toneladas rechazadas, se pierde alrededor de 25.000 dólares. Norandino tuvo dos lotes rechazados entre el 2019 y 2022.

Según Santiago Paz, gerente comercial de Norandino, el hecho de que ahora se encuentren más glifosatos en cacao que antes se debe a dos motivos. Uno de ellos, refiere, es que los análisis a nivel de puertos ahora son más específicos, y el otro es el avance de la tecnología a nivel de los laboratorios, para poder identificar a nivel de trazas o las submoléculas en la cual se descompone el glifosato, como es el caso del ácido aminometilfosfónico AMPA.

Compromiso. La ONG Progreso ofrece a los productores alternativas contra los agroquímicos. Foto: La República

Compromiso

Mediante talleres informativos con los especialistas de la ONG Progreso, los productores de cacao informaron que sí son conscientes de los daños de los agroquímicos, pues con la experiencia contaron varias historias, entre ellas, el primer relato con el que se inició este informe.

William Ahumada, productor de la zona La Cruz, reconoció que mediante estos talleres, se informó del daño que le ocasiona a la tierra el glifosato, por lo que, para deshierbar, utiliza únicamente la chaleadora, una máquina para cortar la maleza y que únicamente funciona con combustible.

“No queremos matar el suelo ni las plantas, mucho menos contaminar los frutos. Sí es beneficioso usar la chaleadora. Yo sí usaba el herbicida, pero ya sé que este producto malogra nuestra tierra hasta en 30 años, por eso uso la chaleadora que tiene un mejor beneficio”, expresó William Ahumada.

En la misma línea, los especialistas de Progreso se encuentran en pleno proceso de una novedosa alternativa de solución que tiene muchas probabilidades de que sea de gran ayuda para que los agricultores puedan utilizar en deshierbar sus campos. Se trata del Banner Kill, herbicida orgánico que proviene naturalmente de la planta de cacao.

Letal. El glifosato contamina los frutos y perjudica los suelos. Foto: La República

Este producto ha sido llevado a un laboratorio de Lima, donde en las próximas semanas se comprobará su eficacia. De encontrar resultados favorables, se sumaría a la chaleadora como herramienta principal de gran utilidad para los productores por su bajo costo y por ser amigable con el ambiente.

Respaldo Legal

Al no contar con un respaldo legal, las autoridades de Senasa se sentían con las manos atadas para sancionar y fiscalizar a las tiendas comerciales que ofrecen estos productos. Ante ello, el exviceministro de Agricultura Rómulo Antúnez consideró que, a pedido de la mencionada entidad, durante su gestión se inició un decreto supremo como soporte para un marco legal que respalde la fiscalización y sanciones de Senasa a las empresas que ofrezcan estos agroquímicos.

“Se están implementando acciones para mejorar la calidad orgánica para consumo nacional y especialmente para las exportaciones. Primero estamos implementando la normatividad internacional y local, ahí hay un conjunto de decretos supremos”, expresó el antecesor del actual ministro.

Finalmente, dijo que desde su periodo, en coordinación con Senasa, se trabaja una política agresiva de regulación del uso de los agroquímicos, “Vamos a tener como Ministerio de Agricultura un gran incentivo para la fabricación de abono orgánico, vamos a hacer que lleguen incentivos financieros para los que trabajan cultivos orgánicos, así vamos a reducir el uso de los agroquímicos.

Las mujeres de la comunidad Awajún son parte importante en la cadena productiva del cacao. Foto: La República

Acciones inmediatas

El gerente comercial de Norandino, Santiago Paz, asegura que las autoridades de los Estados Unidos y de la Unión Europea conocen las consecuencias en la salud del glifosato, tanto así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha considerado, desde hace mucho tiempo, como un producto cancerígeno.

Refirió que la contaminación de glifosato en el mundo no solo es en los alimentos, sino también a nivel de suelos, agua y aire, por lo que las autoridades de estos países controlan que los alimentos que ingresen a sus países (orgánicos y convencionales) no superen los límites máximos permitidos.

“Es momento de que las autoridades locales y nacionales implementen un mecanismo para poner en marcha un sistema de denuncias penales y civiles contra todos los infractores que comercializan estos productos”, escribió en sus redes sociales.

Pedido de los consumidores

Enterados de que los productores de cacao de Amazonas se encuentran comprometidos para no usar agroquímicos, desde un centro comercial de Andalucía-España, donde se ofrece chocolate hecho con cacao peruano, Daniel Marques Regaira pidió que se deje de usar agroquímicos, pues, así como él, más personas en el mundo desean seguir consumiendo cacao peruano no contaminado.

“Los productores de cacao deberían dejar de usar agroquímicos para seguir consumiendo chocolate hecho con cacao de la selva peruana”, comentó, a través de un video para las asociaciones de productores de Amazonas.